Mi enfermedad

El findesemana nos fuimos para Marsella. Y me proponía escribir sobre el viaje. Pero esta jodida enfermedad…

A sobreponerse”, me dije el sábado, “la ciudad vale la pena”. De hecho, tiré algunos garabatos en mi cuadernito…

Una ciudad en niveles. // Montañas en verde y blanco. // Tejido integrado + casas hechas mierda (¿típico de ciudad mediterránea?). // Ribetes arquitectónicos imperiales. // Otro arco del triunfo (vaya triunfadores). // Caras de Asterix con rasgos magrebíes. // Un puerto enorme e histórico con la entrada franqueada por dos fuertes. // Circulación efectiva: mucho bus, dos líneas de metro en “X”, un par de tranvías.  

Pero esta puta enfermedad…Tendría que haberle hecho caso al médico…

Hace unos meses, sentía una nausea recurrente. Los aires de julio llegaron a preocuparme y pedí turno en el hospital de Manso.

El diagnóstico fue lapidario: “Ostia. Tienes francofobia”.

Me quedé helado.

“- Sí, sí, los síntomas son inconfundibles. Asco a la dicción gangosa; intolerancia ante la omnipotencia gratuita. Típico. Es una enfermedad congénita que se está volviendo muy común entre los intelectualoides redimidos. Te recetaré algo de Pirandello…Y come más pizza, hombre…Reencuéntrate con tus verdaderas raíces.

“- Pero, doctor, ahora que Henry mete goles…Justo que ayer me alquilé otra peli de Truffaut…Ahora, que me acaban de regalar un libro de Sartre…Qué pasará con mis visitas a toda esa historia fascinante llena de sangre y de ideales…

“- Mira: la sangre, hoy, es de otros; y los ideales, ya ves. Por eso, despreocúpate.
Y lo lamento: películas, nada. Su tedio puede resultarte insoportable en tu estado. Elige directores que sepan algo de elipsis, por Dios.
Con los libros puedes seguir; siempre y cuando sean traducciones y…Un consejo: piensa que son escritores de Barracas o San Telmo.

“- No, no. No puede ser. Justo ahora que estaba por entender la diferencia entre exclusión y déficit de inclusión…

Tiemblo. En mi mente: un tema de Stereolab.

“- Enfermera, rápido, otro francofóbico en colapso…Tráigame una prosa simple y un pensamiento sin neurosis”.

Esta insolente enfermedad, sin embargo, no me detuvo. Desoí las profecías del experto y crucé la frontera…Y el sol mediterráneo era el mismo pero…Ay, mis oídos: ese “mestizaje hip-hopeado” en la calle, los bares, el metro…Ay, mis ojos: esas caras de orto…Ay, mi bolsillo: “¿El agua a 2,40€? ah, claro, es que estaba ocupando la mesa” (!!!!!!!!!!).

Ay, mi lengua. Intenté reflotar mi francés: “¿Oú est la gare routière?” Escribía en un papelito…“¿Oú est la gare routière?”. Y les mostraba el mapa, exageraba mis gestos. Pero, claro, esta gente necesita purismos excelsos.

Ay, mis nervios. Teníamos que tomar el bus de vuelta y nadie me podía indicar dónde estaba la estación. Luego de varios intentos, dimos con un alma francesa caritativa que nos dio una explicación detallada. Seguimos al pie de la letra las claras indicaciones: terminamos capeando el viento en un suburbio oscuro y desolado.

Desconcertado, y como para seguir dando la espalda a una enfermedad que me resoplaba la nuca, le pregunto por la gare a un viejo borracho tirado entre unos  perros…De la estación de bus no tuve noticias…Sé que nos tuvimos que ir en tren a Montpellier para, luego, pasar por Port Bou y, de ahí, tomarnos el RENFE a Barcelona.

Llegamos satisfechos y cansados. Con el placer de haber tomado buen vino. Con el gusto de haber visitado un gran país. Un pedazo exquisito de historia occidental. Un lugar con paisajes únicos. Lástima…que esté lleno de franceses.

Francofobia: hay que estar atento. Mañana te puede pasar a ti.  

sartre.jpg

           Jean-Paul Sartre vivía en la calle Brasil y paraba en el Bar Británico

Anuncios

10 Responses to “Mi enfermedad”


  1. 1 r noviembre 5, 2007 en 5:26 pm

    Mis impresiones al llegar a Marsella una tarde de primavera fueron parecidas: tejido integrado + casas destruidas= ciudad mediterranea, edificios que alguna vez fueron burgueses, olor a mediterráneo, sonido a norteafrica, una ciudad francesa llena de gente con dificultades para ponerse una sola etiqueta nacional. Hombres que me susurran en varios idiomas cosas inombrables. Los HLM en el horizonte. 7 euros por una caja de ibuprofeno. Gente queriendo ser española. El sol brilla pero a veces resulta un lugar oscuro. Como en mi casa pero distinto.
    Y la gare routière… por lo qué yo sé no la encontraste porque realmente no existe como edificio. El lugar donde yo tomé los autobuses de eurolines que te traen hasta barcelona es sólo como un solar, un terreno desocupado con un par de carteles donde aparcan los autocares a repostar y a subir-bajar pasajeros. Difícil de localizar. Creo que había taquillas pero nunca las ví abiertas. Está detrás de esa plaza tan rara que tiene una escalinata grande con estatuas neoclásicas, creo que cerca de la estación de tren.
    Pero eso fue hace un par de años, quién sabe…

  2. 2 entretanto noviembre 6, 2007 en 3:59 am

    Un placer leerte, Agus. Las palabras fluyen, no aflojes. Quién pudiera.
    Fuerte abrazo.

  3. 3 maresdelsur noviembre 6, 2007 en 9:00 am

    jajajaj bienvenido al club! Yo la sufro hace tiempo y no he podido sobreponerme. Toda esa sofisticacion para no terminar diciendo una mier… en fin… la grandeur francaise, me uno a los comentarios de una persona que tu conoces bien son todos unos (agregar aqui)…

  4. 4 britani-ka noviembre 6, 2007 en 1:53 pm

    La medicina para esa enfermedad se llama: Sarkozyfenol.

  5. 5 caminar noviembre 6, 2007 en 5:44 pm

    Respecto del “Sakozyfenol”…¿Dónde se consigue? ¿Qué es? ¿Un alucinógeno?…

    Por otro lado, y para evitar crear una burbuja más, habría que suministrárselo a demasiada gente…

    ¿Crees que el PNUD lo podría financiar?

    Por otra parte, r, viste en Marsella ¿¿”Gente queriendo ser española”??. (Con todo respeto:) Esos sí que se clavaron un alucinógeno.

    Muchas gracias por comentar.

  6. 6 britani-ka noviembre 7, 2007 en 9:06 pm

    Bueno, tambien se puede fabricar en casa: Se mezclan unos gramos de autoritarismo, unos 10 ml de delirios de grandeza, 0.8 grms de resentimiento en polvo, en una base de alcohol etilico y se mezcla todo, eso si, con la mano derecha. Alucinogeno y si cabe alguna duda, he aqui sus efectos: http://www.youtube.com/watch?v=1uxb0JHqzlA . Ehh, mais, oui, oui, oui…

  7. 7 Flor noviembre 10, 2007 en 11:29 pm

    Sublime, Agus. Recién te descubro en la bogósfera… Coincido con entretanto: a no aflojar. Besoooos!

  8. 8 Nico enero 15, 2008 en 12:17 am

    Jejeje, muy bueno, no lo había leído…Por cierto, cuando estuvimos en Agosto con Silvia, nos entretuvimos con un Hotel (dos estrellas), cuyo nombre era…sí…era: ¡Perón! Tengo fotos que me gustaría que aprecies; ¿cómo se suben?
    Y me pregunto, les pergunto: ¿Cuál es la relación de Perón con Francia, o más específicamente con Marsella? Sabemos que aborrecía del jacobinismo; que se sentí más cercano de Alemania e Italia (no es gorilismo, hablo de su foramción militar…y politica).
    Pero parece que una vez vino el Gral. De Gaulle a la Argentina (sí, De Gaulle, un producto del nacionalismo francés) y se coreaba en las calles: “Perón, De Gaulle, un solo corazón…” Es la única expliación que encuentro, la del encuentro entre dos generales

    Fuerte abrazo

    Nico…

  9. 9 caminar enero 19, 2008 en 11:00 pm

    Muy bueno el comentario, Nico. Respecto de lo de “Perón, De Gaulle, un solo corazón…” la explicación la encuentro en la histórica complacencia de las masas peronistas (bastiones furiosos del “estamos-ahí”). Aunque, de alguna forma, coincido: si el que acompañaba al General era un General con igual prestancia, mejor aún.

    Volviendo a mirar lo de Sarkozy, recordé lo de Putin (http://www.youtube.com/watch?v=GjeDyGxgEic&NR=1)…Quizás, el vodka de Mr.Putín sea el culpable de esta volada europea…

    Lo más probable es que no.


  1. 1 Oid mortales el grito sagrado: ¡qué golazo! - II « CAMINAR es TODO Trackback en octubre 17, 2008 en 6:56 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: