Autobombo

En este número 4 de la Revista Gata Flora, aparece una nota firmada por un tipo que debo ser yo.   

Fue un placer hacerlo. Me han tratado con mucho respeto y consideración. En función de las respuestas de los lectores, evaluaremos si esta es la línea en la que se debe continuar.

Como hace el amigo Maciel, cuya nota está impecable, posteo un adelanto:

—- 

Orwell en Gran Hermano

Salgo del bar irritado. Y me deslizo, me oculto. Quizá sea el café que estaba frío. Aunque lo cierto es que siempre está frío. Se ve que el chino que lo prepara solo toma té. Pero esto no explica mi rabia. Más probable es que tenga que ver con otro de mis hábitos matinales: leer el diario. Hace días, además, que vengo buscando noticias interesantes o impactantes y no aparecen. Me encargaron un artículo y ya es hora de ponerme a escribir…

Pego un portazo y salgo con la esperanza de calmarme y observar lo que sucede a mi alrededor. Cruzo la calle por el medio, esquivando un par de autos, y espero que pase el tercero. Reflexiono: no todo era mierda en el diario de hoy, estaba esa nota sobre los espías de Scotland Yard asignados a vigilar a George Orwell.

Muy básicos en sus nociones de “izquierda” y “derecha”, querían colgarle la etiqueta de “comunista”. Listos para caerle encima, se encontraron con la oposición del MI5, un órgano de contraespionaje británico. Se conocieron algunos detalles del intercambio de los voyeurs de ambos organismos. Los MI5, muy educados, pidieron calma: no había por qué confundir el comportamiento “anticonformista” con la hoz y el martillo. De hecho ajustaron la definición: “comunista no ortodoxo”.

A menudo recuerdo 1984, páginas leídas hace tiempo. Y pienso: “podría hablar de 1984 en el artículo”. Pero dudo: “¿Para decir qué? ¿Hablar de un ‘mundo controlado’? ¿De la falta de espacio para la ‘decisión individual’? ¿Y qué?”. Paro en el semáforo y descarto la idea: me niego a caer en el cliché.

Vuelvo a abrir el diario en la página 29. Un tipo me putea: cometí el terrible pecado de frenar en medio de la “vía circulatoria” (la vereda). Me corro para el boulevard y vuelvo a leer la nota que, en realidad, es un “reportaje”… Recuerdo, entonces, cuando vivía en la Argentina y creía que “reportaje” era lo mismo que “entrevista”. Entre risas, corroboro que vivir en España no solo me pulió en el uso estricto del “castellano”, sino que también me ha llevado a caminar por donde “se debe”.

Al igual que Orwell, yo también vine a Barcelona. Sus motivaciones fueron humanitarias (o no se sabe); las mías, no se sabe. El vino a luchar contra el franquismo; y yo, quizás, persiguiendo la estela que el mismo Orwell me grabó con su Homenaje a Cataluña.

El resto…En la revista…

Anuncios

0 Responses to “Autobombo”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: