Búsquense la vida (, joder)

En su loca carrera por tener un nuevo jacuzzi (esta vez, en uno de los diez cuartos de huéspedes; “¿Invitás a alguien a tu casa y no ponés un jacuzzi a su disposición? ¡Qué grasa!“) los lobbystas de las discográficas siguen intentando perseguir a quienes intercambiamos música por internet.
 
Sin embargo, ayer, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) avaló una sentencia de la justicia española que permitió a Telefónica resguardar la identidad de sus clientes y hacerle un corte de manga a los lobbys. Estos lobbos aspiraban a tener una lista con la cantidad de descargas realizadas desde determinado IP (Internet Protocol). Así, planeaban iniciar procedimientos judiciales-civiles contra “ladrones” como yo.

Y, esteeeee…Va a ser que no: la justicia europea ha dejado claro que la legislación no obliga a las empresas proveedoras de internet a revelar nuestros datos personales e insiste en que los Estados deben “conciliar” las exigencias de la protección de los derechos de autor con la protección del respeto de la intimidad.
 
A propósito, y dedicado a los lobbos, listo a continuación los discos que escuché hoy. Todos ellos fueron bajados de internet o intercambiados vía mp3:
 
– Brian Storming – The extraordinary Voyages of Brian Storming
– Flopa – Dulce, fuerte, grave
– Flopa – Emoción Homicida
– Explosions in the Sky – The Earth Is Not a Cold Dead Place
– Charly García – Parte de la Religión
– Charly García – Piano Bar
– Charly García – La hija de la Lágrima
– Lou Reed – Sally can´t Dance
– Pez – Quemado
– Juan Ravioli – Álbum para la Juventud
– Café Tacvba – Café Tacuba
– Air – Moon Safari

Internet ha multiplicado mi acceso a la cultura. Y no lo voy a resignar porque unos sujetos quieren vivir como extraterrestres en este mundo. En tal caso, lo consideraría si la propiedad intelectual estuviera reconocida por ellos mismos; es decir, si las discográficas les pagaran a los músicos como corresponde.
 
Tal como están las cosas; ni en pedo. A esos lobbos no les creo nada y me alegra que se tengan que joder. Internet pone a prueba sus maquinarias obsoletas y sus beneficios excesivos. ¡Que sea con salud!
 
Músicos, a tocar; Lobbos, a trabajar en algo útil.

emilioii.jpg

Emilio Estefan quería comprarse Cuba. No podrá por culpa de “ladrones” como yo.

Anuncios

15 Responses to “Búsquense la vida (, joder)”


  1. 1 Miguel enero 31, 2008 en 6:05 pm

    concuerdo 100, qué digo 100, 1000% con todo el post. Así que como forma de rebeldía y además para incrementar mi cultura musical, ya mismo me voy a poner a bajar los discos que escuchaste hoy que no conozco. Acepto otras recomendaciones.
    No a los lobbos!!!
    salute

  2. 2 r febrero 1, 2008 en 11:17 am

    Por si algún cabrón recurre la sentencia… busquense un amigo informático (yo npi) que les apañe una IP dinámica, que va cambiando la identificación de la máquina y dificulta muy mucho el rastreo.
    Salud!
    Mort aux vaches!

  3. 3 r febrero 1, 2008 en 11:22 am

    Mis discos del mes:
    The Slits – Cut (1979)
    Robert Plant & Alison Krauss – Raising Sand (2007)

  4. 4 nacho febrero 1, 2008 en 1:36 pm

    En un libro muy interesante sobre el tema -y que nunca terminé de leer-, “Copia este libro” de David Bravo Bueno (de descarga gratuita, obviamente: googléenlo), hay una foto de una pegatina muy simpática y cierta que decía “vuestro fallido modelo de negocio no es mi problema”.

    El concepto de copyright en sus albores (namely en tiempos de Gutenberg) surgió para proteger a los imprenteros de los otros imprenteros; recordemos que antes de Gutenberg los libros se copiaban a mano en los monasterios. Es decir, que el público raso estaba cediendo un derecho que en la práctica no podía ejercer porque nadie tenía una imprenta en su casa. Pero ahora que podemos, ¡lo queremos de vuelta carajo!

    Me acompleja un poco como músico porque no le encuentro la vuelta a que mis proyectos sean comercialmente viables, pero qué le vamos a hacer. Al final los que más pierden son Universal Sony BMG Warner etc. ¡Que se jodan! ¡En tu cara Britney Spears!

    Discos escuchados esta semana (ilícitamente obtenidos):
    Piratas varios de Serú Girán en vivo
    Los excelentes últimos tres discos de Porcupine Tree
    Los ya mencionados Quemado (Pez), Emoción Homicida (Flopa) y Raising Sand (Plant y Krauss)

    links:
    http://stayfree.blogspot.com/
    http://live-bootleg.blogspot.com/
    http://www.taringa.net/

  5. 5 nacho febrero 1, 2008 en 1:37 pm

    Eeeeehhh….. estás moderando, botón??
    me olvidaba: emotivo reencuentro con el también mencionado La Hija de la Lágrima.

  6. 6 maresdelsur febrero 2, 2008 en 7:31 am

    Gran tema, el balance entre los derechos de autor y el uso de la informacion. Las experiencias de CC (Creative Commons) en Internet son muy interesantes y apuestan a que los autores puedan aprovechar su trabajo, asi como quienes utilizan el mismo para fines no comerciales tambien accedan a el. Creo que hay alternativas al modelo de negocios de las disqueras. Como en muchas otras cosas, Internet a cortado el intermediario. Y bueno, algo bueno tenia que pasar no?

  7. 7 nacho febrero 6, 2008 en 11:20 am

    Hace no mucho leía en un libro que aquí en España, por un disco de 17€, al artista le tocan 0,86 € en concepto de regalías, que con la burocracia de la SGAE además se cobra al año o año y medio.

    Hoy en día grabar es muuuucho más barato, hacer una grabación de calidad en casa no es caro ni difícil, y la distribución mundial no requiere fabricar ni mover plástico.

    En estos días estoy armando un sello discográfico de descargas gratuitas, está claro que los músicos deberán vivir de los conciertos, y las discográficas, bueno, ya encontrarán qué hacer.

    Está muy claro que en la so-called “crisis de la industria discográfica” lo que está en juego es el jacuzzi extra de los lobos, si no leeríamos en los diarios que “Warner despidió a 1000 empleados” o cosas así, no?

  8. 8 caminar febrero 6, 2008 en 4:02 pm

    Atención a los comentarios de esta entrada. Son ilustrativos y muy útiles.

    ¡Muchas gracias!

  9. 9 blackmailmusic febrero 7, 2008 en 11:10 am

    “Don’t download this song”
    de Weird Al Yankovic
    animación de Bill Plympton

  10. 10 Burroughs febrero 11, 2008 en 7:24 pm

    Bueno-bueno-bueno-bueno…

    ¡Pues parece ser que éste es el único país en el que el talento se regala!

    Sí señores, soy músico, y parece ser que es de la potestad de todo el mundo un asunto sólo pertinente entre el músico y la discográfica; por si no ha quedado claro: músico-discográfica. Es algo así como no ir a comprar en grandes almacenes por los irrisorios salarios de sus trabajadores, en cambio… ¡ESTOS ESTAN LLENOS!

    Por mi parte NO ENCUENTRO CARA LA MUSICA, LA RADIO-FORMULA SI. Se puede extender a un país, el nuestro, en que un gran problema de nivel cultural asigna a los grandes aparatos mediáticos como grandes pontífices de la música, cuando en realidad dichos medios solo representan una ínfima parte del gran planeta musical. Aquí pagan justos por pecadores precisamente, como siempre, por parte de los menos interesados por la música, que son los que siempre parecen hablar más. Es más, son los que, por experiencia, demuestran tener reparos a la hora de pagar 5 Euros de entrada por un doble cartel, pero no tienen ningún inconveniente en gastarse 40 por cubatas.

    Ultimas adquisiciones discográficas mías:

    ANTHONY BRAXTON (jazz)- “London 2004” – 11’50 Euros
    ALFRED SCHNITTKE (clàsica) – Viola concerto – 5’95 Euros
    BOB DYLAN $ GRATEFUL DEAD (folk-rock) – 6’96 Euros
    DEVENDRA BANHART (folk) – “Niño Rojo” – 6’95 Euros

    Bueno, creo que no hay para tanto, no? En fin, como pueden ver hay mucha música, y muy buena, ¡y encima nada cara! Les invito a descubrirla, aunque eso sí, hay que pagar algo por ella, eh?

    Hablemos por fin de algo serio, y os planteo esta pregunta:
    ¿son caros los medicamentos, la medicina, la alimentación en general?

    P.D.- Por favor, no se preocupen tanto por los problemas que podamos tener los músicos con las discogràficas, de verdad, ya somos mayorcitos! Aún así gracias por apoyarnos.

  11. 11 mary81 febrero 11, 2008 en 8:02 pm

    esta genial bajarse todos discos pero teniendo en cuenta por ejemplo que pez, flopa y ravioli hacen sus propios discos y se los bancan ellos, y entonces no estas cagando a ninguna discografica pero si a los mismos artistas. ojo que no es todo lo mismo.
    saludos

  12. 12 Burroughs febrero 11, 2008 en 8:41 pm

    Y añado:

    no creo que sea todo por los “lobbos”, sino por la falta de valor que se le da al trabajo del músico (que es mucho). Hace poco acudí a un concierto, y el de la entrada me dijo: “Tu no hace falta que pagues si quieres, eres músico”, a lo que yo le respondí: “Precisamente porque soy músico quiero pagar”. La entrada valía 6 Euros, por lo que no me parecía, ni mucho menos, un precio abusivo, sino todo lo contrario, muy razonable y el mínimo (hasta demasiado mínimo) por el que creo que merecía el músico; pero resulta que este precio empieza a ser algo… vamos, ilegítimo para una inmensa mayoría que empieza a pensar, y no sé a santo de qué, ¡que la cultura tiene que ser gratis!, ¿Es que no hay otras cosas (como los productos de primera necesidad) más susceptibles de ser -hasta me atrevo a decir- regaladas?

    España, como siempre, hace gala de la idiosincrasia de su pasado histórico: el pillaje, la necedad, el robo… a costa de quien y lo que sea. Y con ello, en el caso que nos ocupa, lo único que se consigue es desmembrar el aparato cultural, a expensas de otros, en detrimento de todos y de la mano de este precario nivel cultural que solo ve el árbol y no el bosque, ignorando que la cultura no es sólo la que se manifiesta a través de los medios (micro-ínfima)y, en consecuencia ¡cayendo en sus propios caprichos!

    ¡Qué deplorables los borreguiles argumentos del rebaño!

  13. 13 caminar febrero 12, 2008 en 3:13 am

    (Los comentarios tardaron en ser aprobados porque estuve de viaje)

    Primero, lo primero: mary81, como bien decis, no es todo lo mismo. Los derechos de los discos de Pez los compré (junto con sus discos). Internet me permitió recuperar algunos de ellos en momentos de súbita nostalgia (los objetos-físicos (los discos) están en una caja ahogada en una baulera de Buenos Aires). He recibido en “encomiendas” los discos “Hoy” y “Los Orfebres” (este último, dedicado por Ariel Minimal, ese gran poeta que tiene el Río de la Plata).

    Hace unos días, me trajeron el disco de Ravioli (“Álbum para la Juventud. Vol1”, un disco genial; sorprendente). Por desgracia, fue imposible conseguir “Emoción Homicida” de Flopa Lestani (no respondieron a tiempo los de Azione Artegianale, cosa entendible en enero).

    Aclaro esto porque estamos hablando de músicos y personas que respeto, agradezco y venero (el nombre de este espacio es un homenaje a Pez; quizás, todo el blog sea sólo un tributo a Pez).

    Con William Burroughs, entonces, coincido. Y los párrafos anteriores no hacen más que ilustrar lo que ambos pensamos: los discos que se pueden comprar para favorecer a músicos que nos gustan, hay que comprarlos.

    No he entendido, William, el tono de tu aportación. No entiendo tu enojo cuando decís “parece ser que es de la potestad de todo el mundo un asunto sólo pertinente entre el músico y la discográfica”. A mi jucio, es potestad de todo el mundo opinar sobre lo que le parezca importante; de la forma en que crea conveniente. Reservar una lucha política a un solo colectivo (los músicos) resta potencia(l) a ese colectivo.

    Frente a tu sentencia para con los que “demuestran tener reparos a la hora de pagar 5 Euros de entrada por un doble cartel, pero no tienen ningún inconveniente en gastarse 40 por cubatas”; me ubico solidario. Es una pena. Es una pena, también, que en Barcelona (no se donde vivís, entiendo que en Madrid es diferente) se pierda la costumbre de la música en los bares, con tal proteger los derechos del “silencio” (esto no es una ironia o una metáfora vulgar: en Barcelona, está prohibido tocar en muchísimos bares).

    La pregunta que planteás es: “¿son caros los medicamentos, la medicina, la alimentación, en general?“. Mi opinión:

    Los medicamentos, via obra social, son relativamente baratos;
    La medicina, depende del especialista que requieras;
    La alimentación es cara en Espanya (acabo de llegar de fuera, estuve en Portugal).

    Tu “por favor, no se preocupen tanto por los problemas que podamos tener los músicos con las discográficas, de verdad, ya somos mayorcitos!” vuelve a revelar una lectura pueril del escenario social: actúen como mayorcitos, preocúpense por sus problemas e involucren a más actores en sus demandas.

    Seguís y decís “aún así gracias por apoyarnos”. Está bien que seas humilde ante un apoyo desinteresado. Siendo un no-músico (que disfruta ante un músico que entiende a su disciplina como un arte), te digo más: si sugerís alguna otra forma en la que una persona como yo (ún no-músico) puede colaborar, decilo.

    Ultimo: la cultura no es gratis, pero todo el mundo debe tener acceso a ella.

    Atenti! 5 euros no representan “poco dinero” para la mayoria de las personas.
    Atenti! Los del “rebaño” son pobres.
    Atenti! Si los del “rebaño” pueden tener acceso a bajarse musica de Internet, si adquieren ese hábito, podrán tener más posibilidades de encontrar nueva música: una que les abra la mente, música que haga algo por ellos.

    Coincidencia final: son deplorables los borreguiles argumentos.

    Muchas gracias a ambos por los comentarios; han sido muy interesantes.

  14. 14 nacho febrero 12, 2008 en 5:03 pm

    Mr Burroughs, tené en cuenta que si yo me descargo una copia de un tema tuyo no te quito nada; la copia original persiste impoluta en el servidor. Ahora bien, negarme esa copia porque se me puede vender un pedazo de plástico (que no necesariamente quiero) es de lo más arbitrario.

    Telefónica sigue cobrándonos por el teléfono fijo porque está en posición de hacerlo. Los bancos cobran lo que se les ocurre de comisiones porque están en posición de hacerlo. Así también con los peajes y todo lo demás. Si aceptamos (qué remedio) que esto pueda ser así, por qué no podemos aceptar que suceda lo contrario? Si yo pudiera multiplicar el paracetamol de la nada, está mal que te regale una pastilla?

    Esa defensa en el fondo sólo beneficia a la radio fórmula (que al final son los más perjudicados, y que les den por culo), pero cuando entra en juego el factor difusión, quién gana? quién pierde?

    Hace poco leía sobre lo que pagan las discográficas (las majors) a MTV por la rotación, práctica por demás inmoral e ilegal llamada payola. Antes de que existiera Napster o YouTube, eran los grandes medios y las grandes discográficas quienes decidían qué se escuchaba y qué no. Lo que peligra es eso porque hay al menos una sensación de igualdad de oportunidades. Me encuentro con que puedo escuchar lo que se me da la gana, y en lugar de ver a Amy Winehouse en MTV puedo ver Hatfield and the North en YouTube.

    También es interesante la filosofía de los Wu Ming sobre la descarga gratuita de sus libros. Ellos afirman que podrías descargarte un libro de ellos e incluso imprimirlos en el trabajo o la universidad, con costo cero. Si el libro te gusta y se lo querés regalar a un colega para el cumpleaños, no vas a caer con una pila de hojas impresas. En este ejemplo, 1 libro descargado = 1 libro vendido. Yo, personalmente, más de una vez he pagado entradas a conciertos de grupos que conocí de esta manera, de cuya existencia ni me habría enterado.

    ¿Y qué pasa con todo lo que está descatalogado (mucho y muy interesante)? ¿Me tengo que quedar sin oírlo porque a ninguna discográfica se le da la gana vendérmelo? ¿y las obras que deberían ser de dominio público y no lo son porque Disney sigue ordeñando a Mickey?

    Yo no digo que los músicos deban quedarse sin compensación (y sin alinearme con MR no creo que el canon digital sea la solución), pero lo que no se puede es detener lo posible. Si la descarga gratuita es gratuita, es porque es gratuita, es decir, no me estoy quedando con nada de nadie sino haciendo una copia, como si me tomara el trabajo de copiar un libro a mano.

    Antes yo iba a la disquería de la esquina y compraba un disco, y se lo copiaba en una cinta al colega de la vuelta. Ahora se lo copia uno de Taiwan, pero la disquería de la esquina también está vendiendo ahí.

    Tengo más interrogantes que certezas en este tema, que me parece apasionante. Este comentario me quedó un poco confuso quizás, pero bueno, hay tela.

  15. 15 maresdelsur febrero 13, 2008 en 3:16 am

    http://www.elpais.com/articulo/internet/Reino/Unido/vetara/internautas/descarguen/musica/videos/elpeputec/20080212elpepunet_5/Tes
    Para que el musico se quede tranquilo 🙂
    La discusion es interesante y obvio que si trabajas deberian pagarte, el asunto, evidentemente es el como. Te remito a Creative Commons, nuevamente. Me parece una apuesta mas que interesante

    Salutti


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: