El hambre que tu sueño robó

Si vengo jodiendo hace (ya) unas semanas con la elecciones del 9-M, debería decir algo del debate entre MR y Zp, el primero de los dos grandes hitos de la campaña…

Algunas observaciones:

1. “Exponerse”/Hacerse cargo (corresponde que haya un debate)

Primero, una confesión: NUNCA vi un debate presidencial de estas características en la Argentina.

Mal, muy mal. Si cabe: amonestación SEVERA para aquellos que se llenan la boca hablando de la “democracia” y no dan la cara. Negarse a debatir es esquivar la responsabilidad (incivismo-verdadero). Si es por cobardía: que se pongan una rotisería. Si es por conveniencia: no entiendo el cálculo.

2. En la palestra, un guión: obvio

Algunos se quejaron del debate del lunes: “Fue una puesta en escena, vaya” // “Que repetían un guión, joder” // “No dijeron nada, tío”.

He escuchado reproches como estos y, si bien no me sorprenden, no los entiendo:

a. Obvio que es una “puesta en escena”. El lunes, los máximos representantes de los partidos políticos principales se dirigieron a 13.000.000 de votantes. No entiendo dónde querían verlos o qué espareban: los pusieron en escena.

Tuvieron la decencia de plantear una palestra neutra, que aseguró igualdad de condiciones.

b. Obvio que estaba guionado. Por suerte, estaba guionado. No vamos a pretender que dos personas (con tamaña responsabilidad) apuesten a remarques espontáneos.

No entiendo: cuándo dicen cualquier cosa porque “dicen cualquier cosa”…Cuándo dicen cosas escritas (de tenor “pesado” y pactadas con sus colaboradores) porque “repiten un guión”.

No entiendo: dicen cosas “escritas” en un espacio en el que podemos exigir que se hagan responsables por lo que dicen…¿y aparece una queja por ello?

No entiendo esa queja: ¿Es una muestra velada del “culto al carisma”?…Pero ¿Qué es el carisma? (invito a responder).

c. No me parece obvio que “no dijeron nada”. Abajo, en el video, a partir del minuto “1:29:05s” están las conclusiones de MR y Zp…¿Es nada?

3. La pirotecnia estadística

Un debate que recuerdo en Argentina: Cavallo vs Terragno. Se hicieron 2 (transcripciones).

La página 15 es muy buena: se recuerda qué hace un político cuando está “en serios problemas”. Uno de los “trucos” es “hacer pirotecnia con las estadísticas”.

Lo vimos el lunes: Rajoy (“16:20s”) reprocha “cuando nos fuimos del gobierno había 2.000.000 de parados. Señor Zapatero, ahora, hay 2.200.000”. Zp responde (“18:15s”) “hemos llevado al mayor nivel de ocupados de la historia de España y a la reducción máxima de la tasa de paro”.

Ambos datos son correctos. En realidad, son el mismo dato: como se incorporaron más personas al mercado de trabajo, el porcentaje de paro más bajo de la historia implica un número de parados que, en absoluto, es más alto que hace cuatro años.

4. A,C.A.V.A.R.

Ay, MR…En este espacio lo estimamos muy poco, pero nos sigue sorprendiendo-a-la-baja.

Todos esos tics…Esa pose de MaestroCiruela-con-caspa…El lenguaje en letra gótica…Todo durito, con su corbata-de-banquero estaqueada en el pecho.

En el “11:55s”, MR habla de economía y repasa el aumento de los precios adornando las cifras con su rollazo de “lo que importan son las personas” (¿?). 

En otro intento (frustrado, infantil) de “marcar la cancha”, repite LO MISMO en “20:15s” y acusa al Presidente de dar datos macroeconómicos “que nadie entiende”.

La idea de que “hay que gobernar para las personas” (¿?) la repitió 14 veces (¿MR es Muy Reiterativo?).    

5. No pienso firmar

Tema “inmigración” en la mesa y MR dice lo esperable (¿todavía no dije nada sobre el “contrato de integración” que nos propone?) y resalta el alarmismo (“26:50s”).

El debate nos aporta, entonces, una interesante historia. En 2001, MR era Ministro del Interior y su cartera se encargó de gestionar una regularización de inmigrantes: todos los que acreditaran su llegada a España antes del 23-E-01 serían “regularizados”.

Para comprobar la presencia de alguien en un país, lo sensato sería exigir un empadronamiento, un ticket de avión…Sin embargo, con MR al comando si presentabas una FACTURA DE HOTEL = todo bienUna RECETA de un médico de la seguridad social = ¡perfecto!  En el “37:25s”, Zp muestra el expediente de un inmigrante que presentó su “Bonobús” (ticket de transporte) como acreditación de residencia en España.

Para hacer todo más grotesco, el pelotaaaaazo de MR pregunta en off: “¿Qué es eso?

Una perla. Un “muy bien” para los asesores de Zp; un “callate, idiota” para MR.

6. El Síndrome Gran Hermano

Una serie de observaciones post-debate referidas a la penosa carrera por establecer un “ganador”.

a. La entrada (televisada) de MR en el “búnker” del PP a las 12.15 fue lamentable. Así, tipo torero, aplaudido por las “estrellas” partidarias del PP.

Gallardón (Intendente de Madrid) no estaba. Predicción: Gallardón se queda con el PP en 4 años. Acepto apuestas.

b. Se hicieron 48.000.000 (aprox.) de sondeos para saber quién fue “el ganador”. Todos los gráficos lo muestran a Zp más arriba (¿y?).

c. Los diarios derechosos del día siguiente titularon:

La Razón Rajoy acorrala a Zapatero

El Mundo Un Rajoy siempre al ataque obliga a Zapatero a escudarse en el pasado

ABCRajoy arrincona a Zapatero en inmigración, educación, precios y ETA en un duro debate

d. Algún diario, incluso, se inventó un sistema por puntos (como en el box) para llegar a la conclusión de que…Zp fue el ganador (¿y?).

En fin, me quedó un poco largo: son anotaciones dispersas de una noche en la que tuve flashbacks de un partido de la Selección Argentina.

Ví poco destacable; esperaba algo más de nivel.

Zp estuvo flojo…Pero, claro, si compite contra Frankestein Momin…Lo tiene fácil…

Anuncios

22 Responses to “El hambre que tu sueño robó”


  1. 1 Nico febrero 28, 2008 en 1:58 pm

    Bien por el resúmnen de la contienda. Ví algo por El País, en la TV de aquí y lo vos subiste. Qué decir…cúanta espectacularidad, lo cual responde, quizás, a tu pregunta por el Carisma.
    Es que esa espectacularidad precisamente refuerza la inexistencia del carisma (y del carismático, su portador) y de la espontaneidad, dotes naturales que el líder despliega sin los recursos que hoy están a disponibilidad.
    La única técnica válida del carisma parece ser la retórica y el discurso (nada menos, claro), y en ese sentido la espctacularidad constriñe todo tipo de aparición redentora.
    Bueno, basta de sociología weberiana y digamos también, acaso más crudamente, si los españoles son capaces de generar una figura de tamañas caractérísticas.
    Nico

  2. 2 Desalambrador febrero 28, 2008 en 5:36 pm

    Que valor que has tenido en tragarte un esperpento de este tipo… y no digo debate porque no vi debate, sino que cada uno decia lo que queria decir, independientemente de lo que el otro dijese… Y una critica te hago, dices que esparas algo mas del debate, mas altura… amigo mio, llevas el tiempo suficiente por estas tierras como para saber que la política española es lamentable y el nivel político de verdad, brilla por su ausencia.

  3. 3 caminar febrero 28, 2008 en 10:46 pm

    Le respondo al querido Desalambrador: sí, la política española es lamentable. De cualquier forma, sigo esperando (y pidiendo) más altura. Al fin y al cabo, comandan un Estado que es la octava potencia económica mundial.

    A Nico no le contesto, todavía; tengo la ridícula aspiración de recibir más respuestas…¿Qué es el carisma?

  4. 4 maresdelsur.wordpress.com febrero 29, 2008 en 12:39 am

    Creo que el debate (lo que lei y vi) fue bastante flojo. Mas bien cruzaron afirmaciones. Me gusto mas ZP, a mi me parecio mas “solido” aunque, el tipo no es precisamente el tipo ideal weberiano del lider carismatico (quedo respondido lo de carisma?).
    Me parece que la Madre Patria tiene formas aun peores a las del pequeno Uruguay, que por supuesto, no condicen con su supuesto “desarrollo”. Pobres espanoles, que tienen que ver este show.

  5. 5 caminar febrero 29, 2008 en 12:59 am

    No, no quedó respondido lo del carisma. ¿para vos un lider carismático es “sólido”?

    Por lo demás (y desde luego), coincido, las formas de la Patria Madre son aún peores a las del “pequeño Uruguay”.

  6. 6 Matías Maciel febrero 29, 2008 en 2:06 am

    Muy buen resumen y análisis, Agus.

    Creía que sabía lo que era el carisma, pero ahora que lo preguntás, no lo sé.

    De lo que estoy seguro es de que un líder carismático no tiene por qué ser sólido. Ni por asomo.

  7. 7 rakel febrero 29, 2008 en 10:24 am

    Supongo que tiene carisma el que es capaz de hacer que le defiendas movido por algo no racional… miras la foto del tipo y piensas “me cae bien”…”me comprende”… le voy a votar…
    aunque no sepas cuál es su programa, ni sea sólido ni coherente, ni tenga una postura definida políticamente…
    uy espera… eso pasó con Jesús Gil… mejor que no aparezca otro político carismático por aquí…

  8. 8 rakel febrero 29, 2008 en 10:38 am

    Ah, por cierto… por qué esperas más nivel? Nuestro sistema político se basa en el olvido y la despenalización-irresponsabilidad de las barbaridades cometidas en tiempos pasados…
    la razón por la que siempre aparece en algún momento de los discursos lo de “no me eches en cara las cosas de antes” es porque parte de los pactos de la transición a finales de los 70 consistía en eso… y porque todos tienen trapos sucios que esconder…
    Además la mayoría de las figuras públicas/políticas que aspiran a algún cargo poseen menor titulación académica que tú y yo, además de haber llegado hasta ahí por simpatías internas de partido… nada de “escuelas de administración” a la francesa… europa termina en los pirineos

  9. 9 caminar febrero 29, 2008 en 11:28 am

    Entonces, rakel, el carisma para tí es malo.

    ¿Jesús Gil era sólo carismático?

    ¿El carisma se enseña en las “escuelas de administración” (a la francesa)? ¿El carisma es lo contrario?

    Sarkozy obtuvo excelentes calificaciones en la ENA (École Nationale d’Administration) ¿no tiene carisma? ¿su “titulación académica” garantiza más responsabilidad?

    Maciel me hace el truco de San Agustín (“cuando no me lo preguntan, lo sé; cuando me lo preguntan, no lo sé”); lo invito a jugásela. Se lo haré más fácil: yo pienso que usted es una persona carismática. ¿Lo estoy insultando? ¿Elogiando? ¿Qué aspectos de su personalidad me permiten hacer esta afirmación?

  10. 10 Nico febrero 29, 2008 en 3:45 pm

    No, claro, el carisma no se enseña, es precisamente lo contrario. Pues tiene más que ver con capacidades “naturales”, propias y subjetivas. Pero además, creo, el carisma rompe con el estado de las cosas dado, internándose en la realidad con el despliegue de capacidades que son ante todos discursivas. Entonces tenemos que el carisma es una condición -sobre todo- ligada a la oratoria, pero una oratoria que tiene como fin la atracción de las masas (o el pueblo, pero no de la “gente”) más allá de los códigos prevalecientes hasta el momento que el carismático hace su entrada en escena.
    Quizás ya no existan las condiciones soociopolíticas para la aparición del carisma (verbigracia, Chavéz es carismático, no?).
    Y pienso que el carisma, seguramente, debería tener que ver con el estado psicológico (iba a decir “disponibilidad”, Germani dixit) de los que creen (pero precisamente no es una custión de creencia en el sentido estricto) en él.
    Bueno, me perdí un poco, pero si querés recurro al Diccionario de Política de Bobbio (biblia politológica) y lo resolvemos a la italiana.
    En fin, el carisma es el del líder, por eso liderazgo carsimático o líder carismático (leader, en inglés, lo dice el viejo Max).
    Es Zp líder, en el sentido fuerte???
    Saludos desde tierras que bien supieron cultivar el carisma…
    Nico

  11. 11 rakel febrero 29, 2008 en 4:01 pm

    uf! ahora que releo el último párrafo que he escrito me doy cuenta de lo mal que escribo y lo listo ha sido matías! ahí voy:
    – El carisma no siempre es malo, aunque no me siento capaz de definirlo bien… igual yo no usaría la palabra para definir a un amigo
    – Jesus Gil era carismático, por eso la gente le votaba, pero era mucho más… su tejido empresarial de dudosa legalidad le hubiera permitido hacer cualquier cosa sin ser carismático
    – En el ENA y similares el carisma no es una asignatura formal, pero forma parte de las habilidades sociales que los alumnos deben aprender y cultivar para triunfar dentro y fuera de las redes de las que forma parte. Los que obtienen calificaciones altas no suelen ser estudiantes modelo, sino gente que aprende cuál es el tipo de modelo/discurso que se premia y lo reproduce. No me extraña que Sarkozy sacara buenas notas. El tipo de carisma que se potencia allí es decir a cada persona lo que quiere oír.
    En España supongo que los políticos no dan esa sensación porque les falta entrenamiento, dan la impresión de decir lo primero que se les ocurre, etc. con la ventaja de que es más fácil saber lo que realmente estan pensando
    Es cierto que no concibo “el buen político” y quizá eso deforma mi idea del carisma.
    – Nada más lejos de mi intención que promover la meritocracia ni tampoco menospreciar a los no titulados: me refería a lo de la titulación pensando en la mayoría de políticos locales andaluces, que son ex-maestros de primaria y que han demostrado suficientes veces su escaso nivel intelectual… pero no hay correspondencia… el título es un papel, no dice nada de nadie, no me entiendas mal…
    te lo decía porque me sorprendía que esperaras más nivel si no se cumplen ninguno de esos requisitos: ni estudios específicos, ni experiencia, ni nada…
    Bueno me estoy complicando y no creo que pueda arreglarlo y expresar realmente lo que quiero ahora, pido clemencia bloguera
    saludos

  12. 12 Flor febrero 29, 2008 en 10:35 pm

    Lean a Pitirim Sorokin, el archienemigo de Parsons. El funcionalismo lo dejó en el olvido, pero el tipo usaba las categorías weberianas de forma creativa – aunque medio a lo “soviético evolucionista”.
    Los rioplatenses sabemos en la práctica perfectamente qué es un líder carismático. Son esos caudillos que recorren pueblos y barriadas con un discurso “desde el alma” que eriza la piel y hace que las personas sigan una bandera sin mayor evaluación de programas, ventajas o desventajas, intereses digamos. Está totalmente ligado a la oratoria, a rescatar esos “valores comunes” que identifican a un pueblo.
    Ahora que pienso, ¿será que cualquier líder natural es un líder carismático?
    En Montevideo pasaron el debate casi entero por “Televisión Nacional”.

  13. 13 Nico marzo 1, 2008 en 4:50 am

    Flor, al revés: una persona carismática es un líder natural
    Saludos
    Nicolás

  14. 14 maresdelsur marzo 2, 2008 en 10:32 am

    Tal vez no quedo claro, pero solidez y carisma tienen poco que ver. Mi punto era, que a pesar de su evidente falta de carisma, Zapatero parecio mas “solido” que su rival. Por el mero hecho del termino, mi juicio fue intelectual, buscando analizar la coherencia de su discurso, asi como sus respuestas al rival (cuando las hubo).
    Sobre el carisma, estaba tratando de llevarte a la vieja (para mi vigente, como en muchas cosas) definicion de Weber. Y mientras escribia esto, prepare una respuesta, pero cuando mencionaste a Agustin de Tagasta, no pude evitar acordarme de Ignacio de Loyola Respondamos a la pregunta de que es el carisma, Que no es el carisma?, Se puede estar en presencia de algo que no se puede definir? Y si, no lo podemos definir, ni medir, y asumimos que no existe, que explica los fenomenos inusuales del liderazgo en distintos campos a lo largo de la historia? Seguro Frizzera, ya esta al tanto, de estos metodos jesuitas 🙂

  15. 15 Flor marzo 2, 2008 en 11:16 pm

    Para mí el carisma es, como sugirió Caminar al apurar a Matías (que, dicho sea de paso, sigue distraído), un atributo o rasgo personal. No tiene que ver con la política per se: un actor puede ser carismático, un DT, un profesor, una conductora de TV o la peluquera de la esquina. No quiero ponerme muy sociológica pero siguiendo a Weber, es una de las formas de lograr que otras personas te sigan o se “sometan” voluntariamente a tu voluntad. Pero es sólo una (y, según Weber, si está sola es la más inestable). Por otra parte, en mi opinión el liderazgo “natural” no existe; todos los líderes son producto de las circunstancias históricas y sociales. A veces se necesitan voces fuertes, emotivas, decididas (generalmente en contextos de crisis); otras veces se necesitan voces serenas, racionales, analíticas (habitualmente en contextos de paz y bonanza). Muchos líderes, incluso, se han alzado en el poder mediante la estrategia de imagen anti-carismática… á la De la Rúa, y quizás Lavagna sea otro ejemplo.

  16. 16 Flor marzo 2, 2008 en 11:20 pm

    Perá, y al final no definí “carisma”. Sin espiar el diccionario, puedo arriesgar que es la habilidad de lograr “empatía a la inversa”, es decir, que otras personas puedan identificarse con vos, te perciban como confiable y te valoren positivamente. Algo así.

  17. 17 caminar marzo 3, 2008 en 1:16 am

    Sin pretensiones de terminar con una discusión apasionante, daré mi opinión. Y repetiré. No me distanciaré demasiado de lo que han dicho; coincidiremos en que hemos “mostrado la hilacha”. Soy otro de los influenciados por Weber.

    En particular, tengo frente al “carisma” la misma reacción que el viejo Max: una mezcla de admiración y temor. Porque el carisma nos puede salvar de la “jaula de hierro” (en donde todo está dado; y el camino, trazado) pero también puede provocar “efectos devastadores” (dando forma a consecuencias no buscadas).

    Habrá que agregar, a lo que han dicho, que el “liderazgo carismático” se expresa en Weber como un tipo-puro. O sea, una abstracción; algo que no existe en la realidad. En el mundo podemos ver personas que basan su liderazgo en el carisma; pero nunca encontraremos en ellos sólo-carisma (si Maciel tiene carisma; de ninguna manera es sólo-carisma, podría citar otras cualidades que tiene).

    Por otro lado, creo que el carisma no se adquiere en lugares como la ENA (pienso que se adquiere con “la vida” y, en ese sentido, es “natural”). Sin embargo, el carisma no se inviste desde adentro sino que viene de fuera. O sea, no se es carismático hasta que no se provoca algo en el otro (“una empatía al revés”, me gustó). Es una categoria relacional (sí, requiere “disponibilidad”, Nico; cómo sos, eh: tenés los huevos de citar a Germani).

    Definitivamente, el carisma se ancla en nuestro costado no-racional. Quien tiene carisma nos infunde una sensación: que algo extra-ordinario es posible. Y en ese sentido, me parece una cualidad admirable.

    El tema es el crédito y tolerancia que quienes “otorgan” el carisma le dan al carismático. Quiero decir, la promesa de extraordinariez puede ser cumplida o no. Y acá me despego de Weber (y el me dejaría, porque vivo en el siglo XXI y la “racionalización creciente”, de la que él mismo hablaba, siguió su curso) y pierdo algo de su temor. Hoy, sujetos críticos como nosotros podemos acotar la extraordinariez y pensar que ésta debe darse en un marco válido y factible (muestro otra hilacha).

    Así, hay un campo menor para el liderazgo carismático “mesiánico”; pero, me parece, hay un campo mayor para el carisma en tanto este puede utilizar soportes diversos (y no sólo la “oratoria”).

    Respecto de si Zp o MR son carismáticos, no sé. No les atribuyo esa cualidad. Para mí, el único tipo carismático de estas tierras es Lionel Messi (el Messias). Si tengo que citar a alguna figura histórica que represente al carisma, no tengo dudas: John Lennon.

    Gracias por engancharse. Muchísimas gracias por pensar. Comentarios como estos estimulan mucho.

  18. 18 Flor marzo 3, 2008 en 6:45 pm

    Pero pero pero! Lo que se adquiere “en la vida” no es natural! Es socialización, es un aprendizaje -más o menos consciente, más o menos institucionalizado, más o menos regulado, pero es aprendizaje (Bourdieu). Es decir, coincido en que no puede dictarse como una materia formal (aunque en Harvard te enseñan “cómo ser feliz 101”), pero se aprende, sin dudas es algo que se aprende.
    Otra falacia, me parece, es asociar el carisma con el mesianismo: como decía anteriormente, surgen muchos líderes que se proponen en las antípodas del mesianismo; depende de lo que requiera la situación o el contexto.
    También me parece falaz esa asociación casi inmediata entre carisma e improvisación, carisma y magia, carisma y extra-ordinariez. Hay personas que son carismáticas justamente por “ser uno más”. Juegan con la identificación.
    Coincido, finalmente, en que el ciudadano bien informado es un excelente mecanismo controlador de los absolutismos, ya sea en las promesas exageradas como en las descabelladas.
    Bueno, no hincho más. Saludos! 🙂

  19. 19 maresdelsur marzo 4, 2008 en 12:02 am

    Me alegra que muestre la hilacha Frizzera, por un momento pense que su racionalismo lo iba a ser abandonar hasta su propio “carisma” 🙂
    Dicho esto, coincido con Flor en que carisma y liderazgo son dos fenomenos distintos. No coincido con Flor (si con Apu, y obviamente con Weber) en el caracter extracotidiano del carisma. En un mundo de extravaganza, quien parece profundamente centrado, simple (pienso en el fenomeno Mujica en Uruguay, o desde el otro lado del mundo en algunos gurus de la India) es en el fondo, distinto a todos los demas. Por ende, carismatico. Con el auge de la era de la informacion, el racionalismo, y las malas experiencias pasadas con lideres carismaticos (Apu y Flor) el margen para el carisma en la politica como unico sosten, se achica. Aunque claro, suma. Los lideres mesianicos, empiezan (a Dios gracias) a ser menos.
    No, no voy a definir carisma. Pero hay dos cosas que ambos refirieron, y que se vincula al origen de la palabra. Carisma, en su origen es una “gracia” o un “don”, que por supuesto tiene origen extraordinario, generalmente divino. Y esa empatia al reves, podria ser vista como entusiasmo que genera quien “posee”? carisma. El origen de ambas palabras, habla de la clase de conexion que genera el carisma. No me quiero poner muy mistico igual. Interesante debate

  20. 20 caminar marzo 4, 2008 en 2:36 am

    Bueno, pero no te enojes, Flor.

    Es cierto, la palabra “natural” está usada de manera demasiado coloquial. Entiendo que esto genera confusión y retiro la palabra; tendré más cuidado al usarla.

    El carisma se aprende, pero aprehender su “cursum cognitivo” es casi imposible, con lo cual hablar de ello (de cómo se aprende el carisma) es casi utópico.

    Por otro lado, los líderes que se plantean en las antípodas del “mesianismo” nunca me parecerán carismáticos (el “mesianismo” no es sólo una pose; requiere cierta libido).

    Por último, una persona carismática no es “una más”: es una persona que tiene una cualidad que otros no tienen.

    MaresdelSur, en su última intervención (tipo mediador), nos deja dos cosas valiosas: 1. ilustra el origen de la palabra “carisma”; muy interesante y 2. nombra al Gran Pepe Mujica…Qué ganas de comer un asado!!

    Muchas gracias a ambos por todas sus palabras; volveremos a la carga.

  21. 21 maresdelsur marzo 4, 2008 en 5:10 am

    Te ofreceria comerlo aca, pero veras… la carne es mala (muy fibrosa, las vacas suben y bajan colinas, son medio atleticas) y el cordero…bueno..el cordero esta bien 🙂 Podemos traer el cordero del Pepe 🙂

  22. 22 Flor marzo 6, 2008 en 3:15 am

    Claro, el carisma es justamente una característica (espiritual) que define y distingue a una orden religiosa de otra, por ejemplo. Cada una tiene su carisma particular: algunas tienen que ver con la contemplación, otras con la caridad, etcétera. Quien se une a una orden, se supone, es porque recibe un llamado divino muy particular, específico. De allí que el carisma sea visto a la vez como un “don” y como un “gatillador de simpatía” al mismo tiempo, en el mundo secular.
    Yo lo que digo es que hay varias estrategias para “ser carismático”, o varias formas de serlo. Por estos pagos es altamente valorada esa cosa de la improvisación, de la magia, de lo extra-ordinario; pero quizás en otros lugares eso no sea lo más valorado (incluso puede ser un disvalor). Habría que ver de qué “sociedad” se está hablando. De todas formas, sea como sea que se defina el “carisma” en cada lugar, está claro que quien lo posee es una persona única, extra-ordinaria. Lo que digo es que en distintos lugares, lo que se percibe como “carismático” va variando.

    Y no me enojo! Ese “pero pero pero!” es mi típica frase de protesta. Considérenlo un… una pancarta. Ja. Besos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: