Santiagueños

“Necesidad”

Una semana sin escribir…Justo la semana en que mi país captó la atención de la prensa internacional. Fue una semana rara, de esas en las que el desdoble se vuelve inevitable. Otra en la que “no estar” angustia y confunde. 

En medio de mis intentos por entender “¿QUÉ MIERDA PASA, AHORA?” recibo un mail en el que me invitan a la conferencia que AZNAR iba a dictar en Buenos Aires.

Entiendame, si ya estaba perdido y de mal humor, enterarme del affair de JoseMari Aznar en el Palacio Legislativo me terminó de revolver las tripas. Dejé todo y salí a caminar. La calle me aireó un poco…Se viene la primavera, ya se nota…
 
Las ideas iban encajando hasta que frené frente a una librería y lo ví: estaba apilado en la vidriera. No hace falta aclarar por qué (ya conocen mi morbo) entré. Los siguientes minutos los dediqué a hojear “Cartas a Santiago”, el último libro de Aznar.

El libro del ex-presidente de España es…es…en principio, un intento de describir la España moderna a través de cartas que el bueno de JoseMari le escribe a un joven llamado Santiago.

Repasaba las cartas y mi mal humor trepaba las páginas. Las epístolas de JoseMari atropellan diagnósticos (apenas) veraces (desde cierto derechoso punto de vista), pero totalmente inverosímiles. “Pobre Santiago”, pensaba, “lo tratan como a un tarado”.

Virtud

Santiago, sin embargo, es un chico entusiasta. Cuando recibió mi llamado, de muy buenas maneras, aceptó encontrarse conmigo en un bar para intercambiar impresiones.

En nuestro diálogo, se mostró muy interesado por los problemas de España y del mundo. Inevitablemente (porque lo había leído acá, acá, acá y, también, acá y acá), me preguntó “¿qué está pasando en Argentina?

– Mirá, no lo puedo ver claro porque estoy lejos y los diarios me la pintan al óleo. Por otro lado, la efervescencia de la sociedad argentina es algo difícil de explicar; es un país, sobre todo, intenso.

Lo que sí te puedo decir, porque escuché discursos y declaraciones, es que el gobierno tiene problemas para hacer cálculos políticos y eso me preocupa. A las personas con las que hablé esta semana las noté, también, preocupadas.

Vaya mierda, la verdad es que la reacción de Cristina Fernández ha sido desmedida. Le ha tocado los cojones al sector que la está sosteniendo. De otra época.¡joder!, lo de las retenciones, tío…Es un desastre. ¡Es socialista!

– ¿Socialista?…Bueno, no…En realidad las “retenciones” son un recurso que se propone lo mismo que hacen en España: captar plusvalías para su re-inversión en la comunidad. Y España no es un país “socialista”, Santiago.

Lo que pasa es que la estructura impositiva en la Argentina es de terror y, por algunos motivos insólitos y que no entenderías, se piensa que no se puede corregir. Entonces, caen en las retenciones; un recurso “poco creativo”, digamos.

El tema que no se ve claro (y, seguro, está mal comunicado) es cuál es la forma en la que están reinvirtiendo esas plusvalías captadas…Te quiero decir: me preocupa que quieran hacer una “caja propia” para cubrir las ideas absurdas que se les van cayendo o para financiar el show de las elecciones legislativas del año que viene…No sé, Santiago: Argentina…

– He leído que JoseMari Aznar ha estado en Buenos Aires y habló del preocupante crecimiento del populismo-radical en toda la región…Por el Chávez y todo el rollo ¿sabes?

-¿Populismo-radical?… Ay, este JoseMari, por Dios. No, mirá, la comparación entre Venezuela y Argentina no parece tan pertinente; suena un poco forzada.

Vale, vale…Me refería a la izquierda-radical ¿sabes? Cristina Fernández atacó directamente a la oligarquía.

– ¿Izquierda-radical?…No, Santiago, en mi país no gobierna la izquierda y Cristina habla en letra gótica…¿La oligarquía?…Cualquier cosa.

Esa sola referencia me decepcionó terriblemente; yo siempre dije que la mina era un cuadro político de nivel…De nivel bajo, se ve…Sus dos discursos “clave” estuvieron plagados de inconsistencias y “descuidos” sorprendentes.

Por otro lado, la “izquierda” busca redistribuir la riqueza y esos gráficos en la Argentina no son “satisfactorios” (ni muchííííísimo menos). Cristina se conforma con “llorar” ante un “golpismo” falso y no se preocupa por profundizar la democracia ilusoria que tenemos. Eso no es izquierda, Santiago.

Me dices que no son populistas, pero vosotros ya no tenéis estadísticas oficiales y, según lei, la prensa recibe presiones. Me suena a populismo, tío.  Y el discurso de Cristina me suena a izquierda…Estoy empezando a desconfiar de tí. Te contradices, tío, que te contradices. Y acabas de decir ¿qué la democracia es ilusoria? ¿qué la “oligarquía” no existe? Pero…¿Qué dices? 

– No, Santiago, no. Confundís el populismo con la completa imbecilidad; la democracia liberal representativa no me entusiasma, pero eso NI SIQUIERA HA EXISTIDO en la Argentina (con “populismo” o sin él); y la oligarquía, qué mierda…Debería avergonzarles usar esa palabra. En la Argentina gobierna una oligarquía encabezada por Cristina. No me jodas más.

Ya me está empezando a cansar cómo usan las palabras y las vacían de contenido. Eso hace la “izquierda” de Kirchner y los impresentables, en general. También lo hace, de manera aún más escandalosa, tu amigo JoseMari Aznar. Yo te cité, justamente, para preguntarte cómo te habían caído sus cartas. Tenía la idea de que te había tratado como a un nene de ocho años…

Hombre, JoseMari explica las cosas mucho mejor que tú.

Suerte

Me tienen harto los “santiagueños”, los reductores de la realidad. Lo que es decir lo mismo, me tienen podrido los medios argentinos y sus análisis constantemente coyunturales o, directamente, anacrónicos. Indignante.

Por suerte, algunos amigos pudieron tirar unas líneas:

Creo que gobierno tiene aciertos y grandes errores. No entender eso seria vivir en una burbuja.”

Lo que deberíamos preguntarnos es lo siguiente: ¿de donde se quiere que salga el dinero para financiar los sueldos de los docentes, los planes sociales, los insumos de los hospitales, etc?

El 3 a 1, las retenciones, los subsidios, todo esto la hace de la Argentina una economia Forrest Gump: una economia cargada con artificios y muletas para que, supuestamente, pueda correr.”

“Es injustificable salir a decir lo que dijo la (con todo respeto por los que la votaron) flor de boluda de Cristina. El campo está protestando por la última suba de retenciones. Dar marcha atrás con esta medida no va a afectar ni el precio del pollo, ni de la carne; sólo el de la soja que es la más castigada por esta última medida. Si el gobierno quiere dialogar que llame al diálogo sincero en vez de mandar a matones como Moreno, Moyano o D’Elía.

Ayer la escuché a Cristina decir que los subsidios al gasoil los pagaban todos. Incluyendo a los pobres, por el IVA. Es cierto. Ahora, ¿por qué no modifican de una vez la estructura impositiva si les preocupan tanto los pobres? No creo que sea ideológico, me parece que no les da el piné.”

No se puede perseguir una política si es berreta e inconsistente a nivel micro.”

Lo que me ha asombrado mucho es la pobreza discursiva y mediática que nos rodea, una pobreza que podíamos llamar también simbólica, y que tiene que ver con cómo la gente construye un discurso y una realidad.”

Cuando recibo estas palabras es cuando vuelve el aliento y me banco un poco más “verla de afuera”. Por suerte, también existen los blogs. Si alguien quiere pensar qué pasó esta semana en la Argentina le aconsejo leer acáacá, acá, acá y acá.

Claro está: “santiagueños” abstenerse.

Anuncios

8 Responses to “Santiagueños”


  1. 1 Nico marzo 31, 2008 en 5:18 pm

    Algunas cosas. Hablabas de cómo los medios internacionales han captado el tema, entre ellos El País. Este periódico, que la va de socialista y apoya a Zapatero, por supuesto crítica ferozmente al facho de Aznar. Pero cuando habla de América latina y del populismo, lo más sintomático es que no difiere demasiado de lo que Aznar dice al respecto.
    Cómo para variar, las cosas aquí aparecen no muy claras si uno se informa solamente a través de los mass-media, hablo de la TV sobre todo.
    Con todo lo cruzado y no lineal que corresponde al tema, el punto es: ¿la política económica la define el gobierno o el campo? Yo no etngo dudas, el gobierno. Está lleno de trabajos y documentos muy pero muy claro sobre el tema de retenciones, ganancias y renta al suelo (de esto último se habla poco y nada), y todos dicen que la política sigue siendo favorable a los grandes rentistas, sobre todo porque introduce el elemento progresivo de movilidad. Además, verbigracia, Noruega (sí, Noruega, el país con mayor calidad de vida del mundo) aplica retenciones al petróelo, y así 40 países más
    Bueno, mañana hay marcha a la Plaza de Mayo (y sí, los espacios públicos son simbólicos y la lucha simbólica es parte de la política, así que préndanse una vela con Blumberg y Carrió, no jodan)
    Saludos desde la Patria crispada…y cansadora
    Nico

  2. 2 Nico marzo 31, 2008 en 5:37 pm

    Paso un Link con datos e información:
    http://weblogs.clarin.com/i-desarrollo/archives/2008/03/el-fundamentalismo-campero-al-ataque.html
    Escribe Julio Sevares, despeja toda ideología de la desinformación
    Abrazos

  3. 3 maresdelsur abril 1, 2008 en 12:27 am

    Como… y no compraste el libro? Ah no…pobre Aznar, de algo tiene que vivir este hombre. Lo que creo que en Argentina nunca ha existido (ademas de un poco de sanidad mental en algunos de sus dirigentes) es un desgraciado sistema de partidos, relativamente institucionalizado con politicas publicas (o agenda) clara. A saber: somos socialistas, por esto por esto y por lo otro, somos de derecha por esto por esto y por lo otro. En su lugar, se encuentra el peronismo, una especie de monstruo que todo lo engloba, bajo la esquizofrenia idea de que Peron, lo dijo y lo pudo todo (ironicamente, lo dijo todo el muy guacho, estoy seguro que podemos encontrar una frase para cada cosa). Esto no es un intento reduccionista de la realidad santiaguino, sino un pedido de relativa coherencia para que elector se pueda orientar medianamente. He tenido oportunidad de leer las historias mas inverosimiles de trasvestismo (sory por los travestis posta, nada personal) politico en Argentina. No tengo ni las remota idea de si es posible, si los argentinos lo quieren (en una de esas disfrutan de los travas…todo bien..), y que diseno institucional y liderazgo lo podrian llevar a cabo. La verdad, cuesta pensar Argentina.
    Sobre Noruega, no es necesariamente el pais con mas calidad de vida del mundo, pero si es un pais que vive bien. Y el modelo escandinavo de administracion publica, dista mucho de lo que se ve en Buenos Aires. Los noruegos ven, en que se invierten sus impuestos, y tienen una larga tradicion comunitaria entre ellos. No es el caso, de la Argentina. Pero despues de haber visto un cuadrito sobre la coparticipacion explicada por un amigo aqui en NZ…la verdad todavia parece un milagro que el Estado argentino funcione. Sory, toy pesimista.

  4. 4 maresdelsur abril 1, 2008 en 12:29 am

    perdon, creo que la palabra es travestismo…en fin, como sea, ya sabes lo que quiero decir 🙂

  5. 5 Caminar abril 1, 2008 en 1:24 pm

    Nico, estoy de acuerdo con tu apreciación sobre El País (y la haría extensiva a otros diarios): su abordaje del “populismo” latinoamericano es sesgado y bastante vulgar. No lo sé, pero hay cierto tufillo a lobby de Repsol.

    Con respecto a las “retenciones” que aplica Noruega, así es. También, como dijo Cristina, los gobiernos argentinos del siglo XIX (oligarcas, posta) aplicaban “retenciones”. Las “retenciones” son una medida válida para que el Estado recaude e invierta en promover derechos.

    En este caso, como ya dije y como dice Fabrizio (maresdelsur), no queda clara la forma en que la captación de rentas-vía-retenciones contribuirá a la redistribución del ingreso. Bajando a un caso en concreto, la idea del “Tren Bala” a Rosario me parece ridícula.

    Por otro lado, Fabrizio, volvés a hacer buenas observaciones. A éstas, sumo las que hiciste en otro blog: “cada vez que pasa algo así en Argentina, de afuera se ve como una catarsis colectiva”. Me pareció muy interesante.

    Saludos.

  6. 6 Nico abril 1, 2008 en 2:47 pm

    Acuerdo también con lo de catársis-histeria colectiva, totalmente. Y lo digo haciéndome cargo de mi propia crispación. Creo que jode y molesta “más siempre de lo mismo”, pero la reaccón colectiva también es parte de ese más de lo mismo.
    Es extraño, y es un fenómeno digno de ser explicado freudianamente, en fin.
    Abrazos

  7. 7 Flor Benson abril 6, 2008 en 1:43 am

    Nooo Nico, basta de explicaciones freudianas, perdón. Con todo respeto, chicos. Yo no entiendo mucho, en todo caso sigo a los ilustres del establishment (el establishment farolero, claro está, no confundamos), pero a mí me parece que a problemas políticos, soluciones políticas; y a problemas económicos, soluciones de la misma índole. Meter a Freud en el asunto sería complicarnos al dope. Mares usa una buena metáfora cuando se refiere a la (in)sanidad de nuestro sistema político (hoy en estado terminal pero, como muchos enfermos terminales, permanece en estado vegetativo, sin decidirse a morir pero tampoco intentando vivir).
    Perdón si esto es simplista, pero insisto en que todo lo que hace falta es una buena combinación de políticas económicas y una clara comunicación de las mismas, como dice Caminar. El problema es cuando la comunicación se enturbia adrede para no comunicar los verdaderos destinos de estas retenciones polémicas… o se complica con llantos forzados y discursos vacíos. Esto de buscar en una dudosa “psiquis colectiva” argentina o en la “identidad nacional” la causa de nuestros males me suena medio quimérico. Y pesimista: porque ancla nuestros problemas en causas oscuras, profundas y cuasi-metafísicas, en lugar de ubicarlas en espacios claros, definidos y accesibles (aunque aún complejos), como serían el sistema de representación política, el sistema tributario, la política económica y la comunicación masiva. Digo, de pronto, me parece…
    Caminar, te dije alguna vez que me gusta tu blog? Me gusta.

  8. 8 caminar abril 7, 2008 en 12:04 pm

    Esto me hace acordar a otro de los proyectos de la para-normal FundaciónF: “Argentina Al Analista” (Triple A).

    La formulación suponía muestras de 50 personas, distribuídas en segmentos definidos, en cinco centros urbanos del país que asistirían un año a terapia. Los resultados serían triangulados y, luego, se ofrecería un diagnóstico terapéutico de la sociedad argentina.

    Finalmente, el proyecto fracasó por falta de recursos financieros, humanos, ausencia de contactos en el interior, problemas logísticos, en general, y por la desidia del coordinador del programa (que vinculó su fracaso al nombre “poco marketinero” del proyecto).

    Una pena. No nos rendimos, sin embargo. Desde la FundaciónF seguimos buscando aprehender la “identidad nacional”.

    Muchas gracias, Flor, por tu comentario.

    Besos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: