Archivo para 30 abril 2008

Crónicas Marcianas (IV)

Quiero creer en la buena voluntad del plan de “repatriaciones” Zapatero. En-sí: conozco a algunos inmigrantes que apoyan la idea. En-comparación: me parece una medida mucho más humana que las animaladas de Sarkozy o el nazismo abierto de Berlusconi.

Personalmente, sin embargo, me deja una sensación amarga. Me parece injusto exprimir a una persona (cuya elección de emigrar no fue hecha libremente) y, después, mandarla de vuelta a casa, aunque sea con el bolsillo lleno (con menos de lo que debería, probablemente).

Aún más injusto, me parece “repatriar” para dejar espacio a los ilegales y volver a sumergir la economía. Como ya dije, apuesto que caerán las inspecciones en la construcción (donde 1 de cada 4 trabajadores son extranjeros). Las del “servicio doméstico” nunca existieron.

La inmigración es un fenómeno social total, que involucra diferentes aspectos (laboral, económico, cultural, jurídico, político) de las relaciones sociales. Las migraciones son procesos estructurales; son un factor inherente al capitalismo globalizado.

Debería ser atendido, entonces, como tal. Sin embargo, las políticas migratorias europeas son no-políticas migratorias. Son instrumentales y defensivas; reglamentan, sobre todo, la policía de fronteras y el grado de adecuación de “x” mercado de trabajo. 

Estas “políticas” son incompatibles con la declamada aceptación del “pluralismo”, la “legitimidad” o los “derechos humanos”. La “realidad” entiende a la inmigración como una política sectorial y no se preocupa por esas “cosas raras”.

Una vez más, quedamos ante el déficit de la democracia liberal representativa para afrontar los desafíos políticos de la globalización y asumir compromisos…¿Qué compromisos?…Bueno, como tengo una opinión formada, me permito compartila:

Me parece una vergüenza no otorgar a los residentes-estables la condición de ciudadanos. Sin integración-política no hay integración. Por eso, plenos derechos: en escala local y nacional.

El derecho a la libre circulación del Artículo 13 de la D.U. de DDHH debe respetarse y no simular que no existe. Además, debe incluir el derecho a “entrar” y “asentarse”.

Basta de hostigar a los musulmanes. La discriminación-real debe estar severamente penada. Además, si se construyen Iglesias con dinero público, que se construyan, también, mezquitas. Acondicionar “locales comerciales” como “locales de culto” es denigratorio, absurdo e insuficiente.

Si se permite la entrada a un inmigrante, que pueda entrar también su familia y que (quienes estén en edad activa) tengan “permiso de trabajo”.

Esto que parece obvio, elemental, lógico y coherente; significaría un gran progreso. Porque la economía NUNCA puede justificar abusos. El trabajo solo NO OTORGA dignidad (menos si el trabajo es precario e inseguro). Un inmigrante no es sólo un TRABAJADOR-EXTRANJERO. 

Un poco de humanidad.-

Lennon era rico y famoso. Intentaron deportarlo de USA y él fundó Newtopia.

.

El fragmento pertenece a “USA vs. John Lennon“. La película entera: acá.

Anuncios

Crónicas Marcianas (III)

La ecsplotación redunda en un aumento de la tasa media de beneficios.

De la utilización de la mano-de-obra-inmigrante no sólo se beneficia el “privado”. El Estado ahorra en prestaciones. Este ahorro “puede”, incluso, ser transferido a los privados en forma de “fondos anti-cíclicos” (para capear la mega-histeria de la crisis). “Todos” contentos.

En España, la inmigración extracomunitaria empieza a crecer en 2001, con un gobierno conservador. Con tal de captar los “beneficios”, el PP (que ahora pide complejos “mecanismos de control social”) traicionó su propia ideología y las fronteras fueron un silencioso coladero. 

Zapatero los “regularizó”. Actuó, en este punto, con coherencia. Sin embargo, con él las fronteras siguieron siendo un coladero: en España hay 1.000.000 de inmigrantes ilegales. 

Los próximos meses, conoceremos el plan de Zp para las “repatriaciones”. Por supuesto, se podrían valer de ellas sólo los “legales”. Por lo que sé, se reintegrarían (parte de) los aportes hechos por el inmigrante y se coordinaría con los países originarios un plan de reinserción.  

Esto está bien; me parece defendible. Lo que quiero ilustrar va más allá de las banderías políticas, voy a la lógica del sistema: ¿se irán los “legales” para dejar paso a los “ilegales”? ¿cesarán, misteriosamente, las inspecciones en la construcción (uno de los sectores más afectados por la “crisis”)?

De quedarse, los inmigrantes-legales (que han cargado durante años con los “peores” trabajos) podrían acceder al seguro de desempleo. Exigirían, además, un cambio cualitativo en los “peores” trabajos (y obligarían a los empleadores a aumentar la productividad por otras vías).

Hace poco, el aún desconocido Sindicato de Obreros Inmigrantes (SOI) se manifestó en Jaén, con el aval del TC. Por supuesto, las reivindicaciones de los “ilegales”, en forma de protestas, son de “represión-fácil” y se pueden coartar a “costo-cero” con el agite de la “deportación”.

En suma, cuando el panorama se complica, se habla de “repatriar”. En la fase ecspansiva, los inmigrantes fueron muy rentables; en la fase recesiva, esos mismos inmigrantes son prescindibles (así en la fase ecspansiva, habrán resultado “más rentables”) y sustituídos por otros con menos derechos.

Como consumen poco, el mercado puede prescindir fácilmente de los “legales” y su magro salario…

  

Ante el SOI, el español-medio exclamó: “¡a reclamar derechos a sus países!”

Crónicas Marcianas (II)

Si hablamos de “personas vulnerables”, hablemos (primero) de un tipo de inmigrante: extracomunitario, residente-legal (quizás, con el objetivo de “nacionalizarse”), joven, con buena salud y que consume poco.

Lo digo para hablar de alguien. Para sacar del medio la creencia trivial de que la inmigración responde sólo a la necesidad de “recursos humanos” de las economías “avanzadas”. Si ésta fuera la causa, la inmigración sería un fenómeno coyuntural. Y no lo es.

De hecho, está probado que la relación entre desempleo y crecimiento de la inmigración no es directa. En fases de crecimiento; entran más inmigrantes, claro. Pero entran, también, en contextos de desempleo.

El tomo III de un libro, cuyo título no me acuerdo, dice que para aumentar las plusvalías se podrían tomar dos caminos (complementarios): aumentar la productividad o reforzar la ecsplotación.

La mano de obra inmigrante en España tiene un rol específico: aumentar el grado de ecsplotación y elevar la tasa de plusvalía. Ayudan dos características:

1. A un inmigrante se le paga menos por la reproducción de su fuerza de trabajo: no vienen con la familia, la familia (en la fase-ilegal) “no puede” entrar.

2. A un inmigrante se le puede incrementar la duración y la intensidad de su jornada laboral y tener menos quejas (o quejas-que-valen-menos).

Pero los inmigrantes-legales que se asientan, ganan derechos laborales y aspiran a ser tratados como un trabajador español. Además, (¡alás!), quieren reagrupar a sus familias…

Los legales, ya, hasta parecen trabajadores “normales”.

Crónicas Marcianas (I)

Abandono momentáneamente el mundo de los sueños (que me ha traido alguna experiencia desagradable) para volver a mi chalet en Marte. Desde ahí, “etiqueto” esta entrada bajo una categoría que ya existe: “inmigración”.
 
Hace meses, que vengo pensando este tema (acá, acá, acá y en “otros lados”). Lo que intentaba graficar era la posición de vulnerabilidad en la que está el inmigrante-típico: no tiene derechos políticos, cobra bajos salarios, tiene los trabajos más precarios.   

Esta serie parte de algunos datos preocupantes, se hace con la intención de sacar ideas claras. Serán cuatro partes (lo más cortas posibles); la apuesta estética es clara.

Toca decir algo de  las “complicaciones” y las “soluciones” que podrían surgir para los inmigrantes ante el panorama de recesión mundial (y mega-super-pánico).

El nuevo Ministro de Inmigración y Trabajo de Zp, Celestino Corbacho, habló enseguida de las “repatriaciones”. Para él, los “nuevos retos” pasan por “generar” políticas activas que “pongan el acento en el control y en las políticas de repatriación” (acá). 

Ay, estas “crisis cíclicas” del capitalismo. Siempre iguales: empiezan con un grupo de sujetos de traje que se arrancan los pelos porque dejaron de ganar millones (ellos dicen que los “perdieron”) y siguen con la penuria de los más débiles…

Titulares de El Periódico, El País y La Vanguardia

Mi Sueño de Hoy

No sé…Hablar de Borges; de este tema de ¿la vida es real?…Quizás, avanzar mi expectativa ante el partido del Barça en el “Teatro de los Sueños”…O tener esta vida encerrada en “mi” tesis…La cosa es que, ayer, tuve un sueño tremendo.

Me identifiqué entrando en un gigantesco laberinto…Pero no en el laberinto-clásico…Este era una serie de caminos que se bifurcaban, pero con pendientes. En algunas partes, los caminos eran toboganes. Subir, bajar, confundirme y volver a empezar.

Después de quince minutos logré salir, pero los guardias (que me esperaban) me confirmaron que, en realidad, habían pasado 15 años. Me comunicaron, además, mi maldición: todos los autores que había citado en mi tesis habían sido ejecutados.

Me desperté bañado en sudor…Dios Santo…Un poco de música:

Mientras la luna brille y el sol no caiga”  

La Cofradía Telepática de la Ideas

Sigo con Linklater. Esta vez, para colgar una secuencia de su mejor película; la tan mentada “Waking Life”.

¿Por qué me gustó tanto? Podría hablar de su estética (usa la técnica de pintar sobre el fílmico, como el primer Walt Disney); podría hablar de su guión (que tiene dos méritos, es muy bueno y super-compacto).

Sin embargo, lo que más me atrae es el hecho de que alguien se haya animado a filmar una cosa así. Supongo que me conmueve su “buena leche”; me parece una película altruista.

Elegí esta escena porque es la que da el título a la película y porque, “así como así”, introduce supuestos punzantes y, acaso, provocadores. Además, recupera a Jesse y Cèline (Ethan Hawke y Julie Delpy); dos adorables personajes.

Reflexiones proto-existencialistas que se hacen lejos de las aulas. 

El Jardín de los Senderos que se Bifurcan

Hace rato que quiero hablar de Richard Linklater. La primera vez que vi una peli suya fue cuando mi amigo E.L. me arrastró a ver “Waking Life” (“Despertando a la Vida”, en Argentina).

Recuerdo que mi mente salió del cine como mi cuerpo sale de un intenso partido de fútbol: con cansancio y satisfacción. Después de ver semejante bombazo, empecé a rastrear a este director.

Cinco años después, puedo decir que he visto todas sus películas (gracias a Internet, ya no estoy más sujeto a los caprichos de las distribuidoras). Y, si hablaba de “buenos comienzos” en la entrada anterior, atenti a la primera secuencia de “Slacker“.

Rindiendo tributo a la exquisita imaginación de Borges, el propio Linklater se sube a un taxi y le suelta este monologazo al chofer (la traducción es mía; me tomé algunas licencias):

Acabo de tener un sueño rarísimo…Ahi en el bondi…¿Viste de esos sueños en los que todo parece tan real, tan vívido?…

Porque siempre como que pasa algo bizarro. Yo tengo uno que se repite cada dos años, más o menos, en el que siempre hay alguien que es atropellado, algo muy raro…Una vez, almorcé con Tolstoi. Otra, fui “roadie” de Frank Zappa.

Bueno, el sueño que acabo de tener era como eso…Sólo que esta vez, en lugar de algo bizarro no pasaba nada-de-nada. Era como el Omega Man; nadie alrededor. Iba viajando por ahí, mirando por la ventana de buses, trenes, autos…Cuando estaba en casa, estaba cambiando de canales sin parar; o leyendo…¿Cuántos sueños tenés en los que estás leyendo en el sueño?

Estaba leyendo este libro…Bueno, era mi sueño así que supongo que yo lo escribí o algo…Era raro…La idea del libro era que cada pensamiento que tenés, crea su propia realidad…O sea, que en cada decisión que tomás, lo que elegis no-hacer se escinde y crea su propia realidad, sigue desde ahí para siempre.

Es como en el Mago de Oz…Cuando Dorothy conoce al Espantapájaros que se ponen a bailar cuando el camino se divide, piensan qué bifurcación seguir y terminan eligiendo un camino. Entonces, todos los caminos que no-eligen, sólo por el hecho de haber sido considerados, crean sus propias realidades. Siguen desde ahí y viven su propia vida. Películas totalmente diferentes que nunca veremos porque estamos atrapados en las restricciones de esta única realidad…¿Me seguís?

Otro ejemplo: allá en la Terminal…Me bajé del bondi y pensé, un segundo, en no tomarme un taxi…Consideré caminar o pedir que me lleven; estoy un poco seco así que no debería haber hecho esto. Bueno, sólo porque ese pensamiento me cruzó la mente, existe, en este mismo momento, otra realidad en la que yo sigo en la Terminal y vos estás llevando a otra persona.          

En esa realidad, sus acontecimientos son la única realidad. En este segundo, estoy en la Terminal haciendo tiempo, probablemente, hojeando el diario…Buscando un teléfono público…Supongamos que viene una chica y se pone a hablarme…Se ofrece a llevarme…Nos entendemos, vamos a jugar al pinball. Y nos vamos a su depto. Ella tiene este pisazo impecable y…Me mudo con ella…

Entonces, si en algún sueño estoy con una mujer extraña que nunca conocí o viviendo en lugar que nunca antes vi…Bueno, eso sería espiar a la realidad que fue creada en la Terminal…O podría tener un sueño desde esa realidad a esta; en la que sueño con esta realidad. Eso sería como el sueño que tuve en bondi; esta idea del ciclo…

Mierda, debí quedarme en la Terminal. 

De mi videoteca personal

.

El Jardín de los Senderos que se Bifurcan – J.L. Borges – Texto completo