Los Dueños de la Pelota (II)

Aparentemente, este 2008 nos trae a una Gata Flora más remolona y más gorda.

Dicho de otra manera, la revista que me ha bautizado como “El Ciudadano”, será trimestral y tendrá más de 100 páginas.

Hoy, posteo un anticipo de la nota publicada; un canto a la “ingenuidad malintencionada“.

La revista ya está disponible.  

 —

AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA

El otro día, me comentaban que ya se está emitiendo la versión argentina de “Aquí no hay quién viva”. Una tendencia ya consolidada, eh: la compra de “formatos” que se construyen en torno al mismo argumento pero “adaptados” a las problemáticas locales. Se copian “ideas” que se enraízan con la ayuda de caras conocidas y lunfardo autóctono.

Obviamente, no he visto la versión argentina y sólo conseguí soportar (a duras penas) el producto original. El “Aquí no hay quien viva” español me pareció ramplón, tedioso y poco creativo. Una de esas series que cristalizan las costumbres como si fueran entes inmutables.

Hábitos y hábitat…

Empecé con estos diálogos hace un año y pico. Aquél sábado, paseaba por el centro y me encontré con una manifestación en la que había mucha gente joven. El reclamo se depositaba en la vivienda. Mejor dicho, en el acceso a la vivienda; la consigna era: “No tendrás una casa en la puta vida” (sic).

No eran muchos, la verdad. Y, si bien se palpaba preocupación, estaban todos sentados. Los diarios del día siguiente le dieron poca (o ninguna) cobertura. Sin embargo, con el correr de los meses, los medios tuvieron que informar acerca de un movimiento creciente.

Estas protestas públicas se extendieron a casi todos los centros urbanos españoles. Las plataformas que las convocan pertenecen a la sociedad civil; la mayoría de los asistentes son personas de entre 20 y 35 años. Como ellos, creo que estamos frente al mayor problema que tiene España. 
 
La vivienda no es un bien cualquiera. Está bien: se compra como se compran otras cosas; pero es diferente. Sí, es un edificio que nos ofrece refugio y habitación; pero es algo más. Es un lugar donde crecemos; un espacio en el que nuestros hábitos encuentran su hábitat.

Te tiro algunos números…

(No, no tiro nada; sigue en la revista.

A propósito, he tomado conocimiento de la vil estrategia de leer la nota y, después, DEJAR LA REVISTA DE VUELTA EN EL ESTANTE. Sólo me gustaría decir que condeno dicha práctica. Entiendo que la mano está dura, pero invito a re-pensarlo: la Gata Flora viene creciendo y este número tiene un muy buen sumario)

Anuncios

0 Responses to “Los Dueños de la Pelota (II)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: