Rock the Boat – III

Oh, ese librito de tapa roja…Oh, esa tibia secuela de Napoleón, llamada Luis Bonaparte…Oh, la Ciudad Luz sofocada…Oh, la Capital de la Modernidad como Imperio.

Un pedazo de historia que, hoy, varios de nosotros volvemos a mirar. ¿Será porque estamos ante otra crisis de sobre-acumulación capitalista? ¿Será porque los responsables políticos miran para otro lado? ¿Será por esta horrenda retórica populista que azota a los países “desarrollados”?
 
No sé…

A mí, me interesa por un sencillo motivo: creo que “si el escenario cambia, cambiamos nosotros; si nosotros cambiamos, cambia el escenario”. Esta idea es del barbudo de Tréveris (¿cómo se llamaba?), pero no solamente: si hasta esos muchachitos de Chicago, tan antipáticos ellos, la sostienen.

Como fuera y diga quién la diga: es super-potente y da muchísimo juego.

Uno, entonces, imagina al París de 1848 como un escenario agitado. Por testimonios (tipo la soporífera prosa de Balzac) uno concluye que, hasta esa época, la ciudad tendía a segmentarse verticalmente: en el primer piso, los ricos; en la buhardilla, los pobres; en la calle, todos…

No sé si esto tiene rigor histórico, pero da igual. Al fin y al cabo, uno es dueño de sus propias ficciones…Je, je…A veces, supongo que eso mismo habrá pensado Haussmann, el “gran” arquitecto de Luisito B.  

La historia es muy conocida y la tiene que recordar cualquiera que haya visitado París. Sí, Haussmann es el que hizo las grandes avenidas. Efectivamente, desde el Arco del Triunfo se tiene (además de dificultades para cruzar) una vista artificial.

Desde el aire, se ve así:

etoile

A esto se le llama la “estrella” (étoile) y me sirve para graficar el punto. Aún para el turista japonés, está claro que este tejido (tan regular) no puede ser el heredado del París revolucionario. Es, de hecho, lo contrario: es lo que suplanta al París revolucionario, es el tejido del París imperial-capitalista.

Sí, Luisito el Farsante no quería quilombos. Buscaba, al fin, terminar con esa costumbre parisina de poner barricadas por cualquier cosa (tipo la falta de pan). El plan de Hausmann implicaba, entonces, la demanda de “oxigenar” el espacio público para garantizar la represión fácil.

Pero esta no era la única motivación para la primera gran reforma capitalista de las ciudades. Las anchas avenidas eran necesarias para la circulación de mercancías; eran forzosas para que se luzcan las vidrieras; eran ineludibles para dar la perspectiva del Imperio.

Eran precisas para ver a su “nueva gente”, abrigada entre pieles y ocupando los cafés…

París se vuelve la capital de la modernidad cuando se zonifica; cuando se estratifica horizontalmente…Así, los miserables de la buhardilla son expulsados de donde vivían por las altas rentas urbanas y tienen que buscarse la vida entre el lumpenaje de Montmartre.

Lo que Luisito el Moderno nunca supo es que sus blancas intenciones servirían para crear el caldo de cultivo de la Comuna de París…Pero, como dicen por ahí, esa es otra Historia.

en-el-cafe-manet-recorte
– Hace tanto que no veo un pobre, Madame Malcogitte, que juraría que no existen.

– Ay, Monsieur LeGarque, tiene usted cada ocurrencia.

Anuncios

3 Responses to “Rock the Boat – III”


  1. 1 nacho noviembre 7, 2008 en 5:10 pm

    Cómo se llamaba el barbudo? no sé… Groucho, no era?

  2. 2 Nico noviembre 15, 2008 en 11:29 pm

    Muy bueno el post Apu; veo que el amigo Harvey ha sido un buen estímulo para la generación de ideas y relatos. Con simple ánimo de extender esta conversación, se podría agregar también algo del amigo Baudelaire y sus flaneurs, protagonistas de esas calles en transformación.
    En fin, siempre habrá tiempo para mayores profundizaciones socio-literarias.
    En cuanto a la pregunta de Nacho, ¿no era Harpo?
    Abrazos y nos vemos pronto
    Nico

  3. 3 maresdelsur noviembre 21, 2008 en 12:15 am

    Muy buen post. Barbudo..barbudo….mmmm …no se …


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: