Archive for the 'Argentina' Category

Oid, mortales, el grito sagrado: ¡qué golazo! – I

Tengo muchas ganas de seguir hablando de LA CRISIS; creo que se le puede dar un giro interesante. Pero me llevará más tiempo.

Ahora, como estoy colgado con haber vuelto a caminar, voy a avanzar a fuerza de verbigracia, asociaciones laterales y el inagotable costumbrismo boludo.

Supongo que funcionará como paréntesis. Si es posible, después, atarlo con algo…en fin…de puta madre…

Empezaré por recordar a Vázquez Montalbán. Debo confesar que su serie de libros del detective Pepe Carvalho funcionaron como enzimas en mi adaptación a Barcelona.

Sí, disfruté del bueno de Pepe y su quema sistemática de libros. Pero, sobre todo, me gustaban esas largas descripciones protagonizadas por embutidos desconocidos y gloriosos.

Pepe adora la comida. Tanto le gusta que suele definirse a sí mismo como un “nacionalista gastronómico”. Agrega: el único nacionalismo que vale la pena.

Esta idea me divirtió mucho; especialmente, por el desaire que significa para el petitero nacionalismo catalán, un culto al “narcisismo de la pequeña diferencia”. 

Al igual que Carvalho, desprecio el nacionalismo. Me parece un sentir estúpido y estéticamente vulgar. Me siento (como un estoico) un ciudadano del mundo, nacido en Buenos Aires.

Sin embargo, al igual que Carvalho, tengo una esfera en la que deposito mi fiebre patriotera: SOY UN NACIONALISTA FUTBOLÍSTICO.

Sí: me aburre el Himno y no tengo amor por la bandera. No: cuando juega la selección tengo la derecha en el pecho y cuidado con aplastar el escudo de la AFA.

Todos estos años, mi nacionalismo futbolero estuvo como aletargado. La diferencia horaria conspiraba: “no me voy a quedar hasta las 4:00AM para ver un partido contra Perú”.

Sin embargo, como todo nacionalismo, mi jactancia revivió con la llegada de un líder revulsivo; un Messias.

Desde su advenimiento, me he vuelto el más fiel de los soldados y, si jugamos, “estoy-ahí”: masticando mis uñas y profesando una absurda xenofobia.  

Así, ayer (a las 3.15 de la matina), apagué la computadora; humillado, herido de orgullo y muerto de sueño.

Hay que quemar vivo a Basile. Necesitamos un líder fuerte.

Foto: acá

Anuncios

Santiagueños

“Necesidad”

Una semana sin escribir…Justo la semana en que mi país captó la atención de la prensa internacional. Fue una semana rara, de esas en las que el desdoble se vuelve inevitable. Otra en la que “no estar” angustia y confunde. 

En medio de mis intentos por entender “¿QUÉ MIERDA PASA, AHORA?” recibo un mail en el que me invitan a la conferencia que AZNAR iba a dictar en Buenos Aires.

Entiendame, si ya estaba perdido y de mal humor, enterarme del affair de JoseMari Aznar en el Palacio Legislativo me terminó de revolver las tripas. Dejé todo y salí a caminar. La calle me aireó un poco…Se viene la primavera, ya se nota…
 
Las ideas iban encajando hasta que frené frente a una librería y lo ví: estaba apilado en la vidriera. No hace falta aclarar por qué (ya conocen mi morbo) entré. Los siguientes minutos los dediqué a hojear “Cartas a Santiago”, el último libro de Aznar.

El libro del ex-presidente de España es…es…en principio, un intento de describir la España moderna a través de cartas que el bueno de JoseMari le escribe a un joven llamado Santiago.

Repasaba las cartas y mi mal humor trepaba las páginas. Las epístolas de JoseMari atropellan diagnósticos (apenas) veraces (desde cierto derechoso punto de vista), pero totalmente inverosímiles. “Pobre Santiago”, pensaba, “lo tratan como a un tarado”.

Virtud

Santiago, sin embargo, es un chico entusiasta. Cuando recibió mi llamado, de muy buenas maneras, aceptó encontrarse conmigo en un bar para intercambiar impresiones.

En nuestro diálogo, se mostró muy interesado por los problemas de España y del mundo. Inevitablemente (porque lo había leído acá, acá, acá y, también, acá y acá), me preguntó “¿qué está pasando en Argentina?

– Mirá, no lo puedo ver claro porque estoy lejos y los diarios me la pintan al óleo. Por otro lado, la efervescencia de la sociedad argentina es algo difícil de explicar; es un país, sobre todo, intenso.

Lo que sí te puedo decir, porque escuché discursos y declaraciones, es que el gobierno tiene problemas para hacer cálculos políticos y eso me preocupa. A las personas con las que hablé esta semana las noté, también, preocupadas.

Vaya mierda, la verdad es que la reacción de Cristina Fernández ha sido desmedida. Le ha tocado los cojones al sector que la está sosteniendo. De otra época.¡joder!, lo de las retenciones, tío…Es un desastre. ¡Es socialista!

– ¿Socialista?…Bueno, no…En realidad las “retenciones” son un recurso que se propone lo mismo que hacen en España: captar plusvalías para su re-inversión en la comunidad. Y España no es un país “socialista”, Santiago.

Lo que pasa es que la estructura impositiva en la Argentina es de terror y, por algunos motivos insólitos y que no entenderías, se piensa que no se puede corregir. Entonces, caen en las retenciones; un recurso “poco creativo”, digamos.

El tema que no se ve claro (y, seguro, está mal comunicado) es cuál es la forma en la que están reinvirtiendo esas plusvalías captadas…Te quiero decir: me preocupa que quieran hacer una “caja propia” para cubrir las ideas absurdas que se les van cayendo o para financiar el show de las elecciones legislativas del año que viene…No sé, Santiago: Argentina…

– He leído que JoseMari Aznar ha estado en Buenos Aires y habló del preocupante crecimiento del populismo-radical en toda la región…Por el Chávez y todo el rollo ¿sabes?

-¿Populismo-radical?… Ay, este JoseMari, por Dios. No, mirá, la comparación entre Venezuela y Argentina no parece tan pertinente; suena un poco forzada.

Vale, vale…Me refería a la izquierda-radical ¿sabes? Cristina Fernández atacó directamente a la oligarquía.

– ¿Izquierda-radical?…No, Santiago, en mi país no gobierna la izquierda y Cristina habla en letra gótica…¿La oligarquía?…Cualquier cosa.

Esa sola referencia me decepcionó terriblemente; yo siempre dije que la mina era un cuadro político de nivel…De nivel bajo, se ve…Sus dos discursos “clave” estuvieron plagados de inconsistencias y “descuidos” sorprendentes.

Por otro lado, la “izquierda” busca redistribuir la riqueza y esos gráficos en la Argentina no son “satisfactorios” (ni muchííííísimo menos). Cristina se conforma con “llorar” ante un “golpismo” falso y no se preocupa por profundizar la democracia ilusoria que tenemos. Eso no es izquierda, Santiago.

Me dices que no son populistas, pero vosotros ya no tenéis estadísticas oficiales y, según lei, la prensa recibe presiones. Me suena a populismo, tío.  Y el discurso de Cristina me suena a izquierda…Estoy empezando a desconfiar de tí. Te contradices, tío, que te contradices. Y acabas de decir ¿qué la democracia es ilusoria? ¿qué la “oligarquía” no existe? Pero…¿Qué dices? 

– No, Santiago, no. Confundís el populismo con la completa imbecilidad; la democracia liberal representativa no me entusiasma, pero eso NI SIQUIERA HA EXISTIDO en la Argentina (con “populismo” o sin él); y la oligarquía, qué mierda…Debería avergonzarles usar esa palabra. En la Argentina gobierna una oligarquía encabezada por Cristina. No me jodas más.

Ya me está empezando a cansar cómo usan las palabras y las vacían de contenido. Eso hace la “izquierda” de Kirchner y los impresentables, en general. También lo hace, de manera aún más escandalosa, tu amigo JoseMari Aznar. Yo te cité, justamente, para preguntarte cómo te habían caído sus cartas. Tenía la idea de que te había tratado como a un nene de ocho años…

Hombre, JoseMari explica las cosas mucho mejor que tú.

Suerte

Me tienen harto los “santiagueños”, los reductores de la realidad. Lo que es decir lo mismo, me tienen podrido los medios argentinos y sus análisis constantemente coyunturales o, directamente, anacrónicos. Indignante.

Por suerte, algunos amigos pudieron tirar unas líneas:

Creo que gobierno tiene aciertos y grandes errores. No entender eso seria vivir en una burbuja.”

Lo que deberíamos preguntarnos es lo siguiente: ¿de donde se quiere que salga el dinero para financiar los sueldos de los docentes, los planes sociales, los insumos de los hospitales, etc?

El 3 a 1, las retenciones, los subsidios, todo esto la hace de la Argentina una economia Forrest Gump: una economia cargada con artificios y muletas para que, supuestamente, pueda correr.”

“Es injustificable salir a decir lo que dijo la (con todo respeto por los que la votaron) flor de boluda de Cristina. El campo está protestando por la última suba de retenciones. Dar marcha atrás con esta medida no va a afectar ni el precio del pollo, ni de la carne; sólo el de la soja que es la más castigada por esta última medida. Si el gobierno quiere dialogar que llame al diálogo sincero en vez de mandar a matones como Moreno, Moyano o D’Elía.

Ayer la escuché a Cristina decir que los subsidios al gasoil los pagaban todos. Incluyendo a los pobres, por el IVA. Es cierto. Ahora, ¿por qué no modifican de una vez la estructura impositiva si les preocupan tanto los pobres? No creo que sea ideológico, me parece que no les da el piné.”

No se puede perseguir una política si es berreta e inconsistente a nivel micro.”

Lo que me ha asombrado mucho es la pobreza discursiva y mediática que nos rodea, una pobreza que podíamos llamar también simbólica, y que tiene que ver con cómo la gente construye un discurso y una realidad.”

Cuando recibo estas palabras es cuando vuelve el aliento y me banco un poco más “verla de afuera”. Por suerte, también existen los blogs. Si alguien quiere pensar qué pasó esta semana en la Argentina le aconsejo leer acáacá, acá, acá y acá.

Claro está: “santiagueños” abstenerse.

Haciendo real el sueño imposible

Quien conoce este espacio (y/o me conoce) habrá encontrado patrones en comunes en las entradas de CeT.

No le sorprenderá, entonces, que me re-vista de demócrata y recuerde mis días de activista.

Gracias a la amable invitación de Fernanda Heyaca, la revista idebate.ñ (del Open Society Institute) ha publicado un artículo que co-escribí con Valeria Merkin.

El espíritu y las palabras se respetaron en la edición (lo cual me sorprendió gratamente).

El artículo está vinculado en .pdf (versión impresa) y en la web (versión digital). Es algo largo, pero tiene (un poco) que ver con lo que se discutía en el post anterior.

Espero que quienes sean tan amables de leerlo, tengan la generosidad de acercar críticas y consejos.

Ella usó mi cabeza como un revolver

Me pregunto, ¿una proclamación exige una renuncia?…Mientras veo el primer discurso de Cristina Kirchner, parezco renunciar a mis ideas, mi historia, mi título…Parezco renunciar, casi, a mi intelecto. 

Antes de recibir el justo castigo, aclaro. Lo dicho…

no está motivado por el contenido del discurso (ooooole, a quienes querían colgarme el “gorila”. Guarden la guadaña: no lo conseguirán).

no está relacionado con un rapto de patriotismo (no creo en la Patria).

no tiene que ver con sentir realizada la voluntad de mi voto (voté por otra fórmula).

no es la emoción por tener una PresidentA (que me da medio igual, la igualdad de género no se juega solamente ahí).

no es la lógica satisfacción de ver renovada la “democracia” (la democracia-liberal-representativa, planteada en estos términos, no me fanatiza).

¿Qué me pasa, entonces? ¿Qué es este subidón repentino e inexplicable?

He decidido denominarlo Síndrome Oficialista Circunstancial (SOC). Y es la quinta vez en mi vida que lo sufro. Suele afectarme durante las 24 horas posteriores a la “toma de posesión”.

Implica nublar el sano juicio en pos de un ridículo optimismo generalizado; supone caldear el frío calculo en pos de una insoportable cursilería. O sea, creo que Argentina mejorará (mucho) y me emociona hasta el traspaso de la banda.

Ni la jura por los Santos Evangelios logra revirarme. Escucho sus palabras y pienso “sí, loca, todo va a ir bien…Qué cuadrazo esta mina…El Congreso, qué lugar.”

Lo lamento. Lo lamento. Soy un tarado.

presi.jpg 

Tranquilidad. Me dura 24 horas. No más. 

Bizarreada Extraordinaria

A veces, me pregunto dónde va mi tiempo. Ahora, caigo en la cuenta de que (claro) se me van dos horas diarias en leer los diarios españoles/catalanes (al menos, 3) + diarios de argentinos (al menos, 3) + sitios de política en general.

Ayer, recibí el “newsletter” del Servicio Privado de Información (SEPRIN)…Ja, ja…Sí, lo leo. Sí, no es serio. Sí, son fachos y mentirosos. Pero, lo leo…No sé…Me divierten sus “primicias”, su enfoque tipo “inteligencia”-periférica.  

Parece que los tipos estuvieron en la SIDE (Servicio de Inteligencia Del Estado; la CIA argentina); o se creen que estuvieron en la SIDE; o tienen informantes en la SIDE; o les encantaría tenerlos.

El artículo al que remito es bizarro. Y es extraordinario en su sentido literal: no es común encontrar algo así. Lo tiene todo: conspiración-apocalíptica, odio, muerte…Además, se corona con una imagen inolvidable: los wayuus y aymaras devenidos musulmanes.

Surrealismo-verosímil. Esto es humor político de calidad.

seprin1.jpg

 

Narcisismo (desangra y sangra)

Mientras empezaba mi carrera universitaria en una ¿extinguida? ratonera, adquirí una costumbre. Un hábito que debo a un ¿iluso? ex-compañero…Un día, echados en esos pasillos húmedos y llenos de humo, me dice “Che, me lei el libro de Lenin y…No sabés…Nombra a la Argentina!!!

Entonces, como ahora, leía todo lo que me intrigaba. Y me compré “Imperialismo, fase superior del capitalismo” (inevitable) en una de esas “mesas” de la puerta.

Dice:

Para esta época son típicos no sólo los dos grupos fundamentales de países: los que poseen colonias y los países coloniales, sino también las formas variadas de países dependientes políticamente independientes, desde un punto de vista formal, pero, en realidad, envueltos por las redes de la dependencia financiera y diplomática. Una de estas formas, la semicolonia, la hemos indicado ya antes. Modelo de otra forma es, por ejemplo, la Argentina.

`La América del Sur, y sobre todo la Argentina — dice Schulze-Gaevernitz en su obra sobre el imperialismo británico –, se halla en una situación tal de dependencia financiera con respecto a Londres, que se la debe calificar de colonia comercial inglesa.´

Por supuesto, pedí explicaciones: “sos un pelotudo…¿colonia comercial?“. Golpea su pecho (???) y supone: “Mirá, lo que quieras, pero estamos ahí“.   

Observo con curiosidad antropológica el deseo de los argentinos de “estar-ahí”. Recuerdo aquel dicho (ironía de Wilde, devenida sabiduría de anverso de sobrecito de azucar): “No importa el qué dirán. Mejor que se hable de vos que no se hable“. 

Hace 8 años que colecciono frases de extranjeros que mencionen “Argentina” así, como de refilón, casi por accidente. Para ver, en líneas argumentativas, cómo estamos-ahí .

Ayer:

Tolerancia hacia lo diferente, pragmatismo y deseo de involucrarse en debates y compromisos, sentido de instituciones politicas eficaces, un clima general de cooperación y negociaciones y acuerdo entre las partes (…) resultan extraños en Argentina.” (Ciudadanía. Una breve historia. Derek Heather)

Auch. Mierda!   

Estamos-ahí

Relanzamiento

Es curioso y no tanto. Me decidí a armar un blog una noche de elecciones. Otra noche (vuelta madrugada) eleccionaria, decido re-lanzarlo.

En mis parlantes, Cristina Kirchner habla de re-lanzar a la Argentina. Casi sin entusiasmo, se emociona. Se muestra moderada y humilde. Nos deja palabras vacías, imágenes rígidas. 

Supone que habrá cambios.

En esta “ventana”, yo pienso en que este espacio mantendrá su estética inalterable, la misma arbitrariedad e idéntica manipulación de datos.  

Esta es una noche de “relanzamientos”. Una noche que no aporta nada.  

kristinaii.jpg