Archive for the 'Música' Category

Lo más grande

Y después de haber escrito tanto; un día, volví a caminar.

En alguno de los comentarios del lejano “último post” decía que necesitaba que se libere el “cupo de palabras diarias”. Así pasó: después de meses escribiendo mi tesis, ya está impresa, al lado mío.

Quería escribir un bombazo: algo nuevo y de coherencia indestructible. Quería escribir una referencia: algo con estilo y cierta gracia. Quería escribir una corrosión: algo de sentido común cargado de sarcasmo.

Debo confesar, sin embargo, que he fracasado en lo que me proponía. “Lo posible” la ha transformado en un producto no exento de contradicciones y de supuestos arbitrarios. Probablemente, lo que quedó no sea más que una libreta de apuntes.

Pero estoy satisfecho. Me esforcé, la entregué y voy a dar la cara para defenderla. Y, quizás, esto sea lo valorable.

Enmarqué el proceso: me di cuenta que me falta aprender mucho y que tengo ganas de hacerlo. Y, quizás, esto sea lo mejor.

Ahora, puedo exhalar, “qué peso me saqué de encima”. Y, quizás, esto sea lo más grande.

Me estiro, me saco las zapatillas y pienso en volver.

Lower me down, pin me in, secure the ground…For the later parade…

Mi Sueño de Hoy

No sé…Hablar de Borges; de este tema de ¿la vida es real?…Quizás, avanzar mi expectativa ante el partido del Barça en el “Teatro de los Sueños”…O tener esta vida encerrada en “mi” tesis…La cosa es que, ayer, tuve un sueño tremendo.

Me identifiqué entrando en un gigantesco laberinto…Pero no en el laberinto-clásico…Este era una serie de caminos que se bifurcaban, pero con pendientes. En algunas partes, los caminos eran toboganes. Subir, bajar, confundirme y volver a empezar.

Después de quince minutos logré salir, pero los guardias (que me esperaban) me confirmaron que, en realidad, habían pasado 15 años. Me comunicaron, además, mi maldición: todos los autores que había citado en mi tesis habían sido ejecutados.

Me desperté bañado en sudor…Dios Santo…Un poco de música:

Mientras la luna brille y el sol no caiga”  

Saltar el Arma

Lógicamente, he modificado (¿bastante?) mis hábitos en los últimos años. Un poco por la inmigración; otro poco, por la rebeldía ante patrones automatizados (¿madurez? ¿hartazgo?).

Algunas cosas que hacía, no las hago más. Otros ritos han modificado su intensidad o frecuencia. Hay costumbres que (¿por suerte?) no cambian.

Una de ellas se enmarcó en el día de hoy. Sí, (religiosamente, como cada año) tiré todos los discos de los Beatles en el Winamp y le puse el shuffle.

¡Qué grandes! Reencontrarme con algunos temas, me transporta a tantos momentos.

Me recuerda, además, aquél pensamiento que cree que el lapso de tiempo que toma una canción crece en la medida en que uno escucha esa canción.

O sea, el intervalo temporal en que transcurre esa canción (según el reloj) representa, en realidad (o sea, subjetivamente), “otro tiempo”, cargado de diferentes de momentos.

Así, para mí, Hapinness is a Warm Gun no dura 2:43, sino la suma de todas las veces que (recuerdo que) la escuché. Quizás, repita esta costumbre para ganar algo del tiempo, a costa de tiempo perdido (qué, entonces, no estaría perdido).

Ok, ok…Un poco de música. 

 Para mí, esta canción dura 6 horas y es la mejor de la historia del rock

(cumplir)

Acaba de terminar el segundo debate entre Zapatero y Rajoy

(sin embargo, parezco distante. A lo lejos, escucho el televisor, ya con el debate-del-debate…Cerca, un beso me recuerda que podría pensar en otra cosa…Asumo mi fetichismo aritmético y pienso en el 29.

Me planteo poner un paréntesis entre todas estas cosas que me rodean. Al fin y al cabo, es en el paréntesis en donde me juego. Lo de afuera es una excusa.

Acá adentro, puedo decir que me siento bien, que estoy moderadamente conforme con lo que voy construyendo. Casi, me animaría a hablar de un “buen momento”)

pero lo voy a dejar para otro día…

Hoy es mi cumpleaños. Y prefiero poner un poco de música.

Sobre mi piel, dentro de mí, fuera del tiempo

Búsquense la vida (, joder)

En su loca carrera por tener un nuevo jacuzzi (esta vez, en uno de los diez cuartos de huéspedes; “¿Invitás a alguien a tu casa y no ponés un jacuzzi a su disposición? ¡Qué grasa!“) los lobbystas de las discográficas siguen intentando perseguir a quienes intercambiamos música por internet.
 
Sin embargo, ayer, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) avaló una sentencia de la justicia española que permitió a Telefónica resguardar la identidad de sus clientes y hacerle un corte de manga a los lobbys. Estos lobbos aspiraban a tener una lista con la cantidad de descargas realizadas desde determinado IP (Internet Protocol). Así, planeaban iniciar procedimientos judiciales-civiles contra “ladrones” como yo.

Y, esteeeee…Va a ser que no: la justicia europea ha dejado claro que la legislación no obliga a las empresas proveedoras de internet a revelar nuestros datos personales e insiste en que los Estados deben “conciliar” las exigencias de la protección de los derechos de autor con la protección del respeto de la intimidad.
 
A propósito, y dedicado a los lobbos, listo a continuación los discos que escuché hoy. Todos ellos fueron bajados de internet o intercambiados vía mp3:
 
– Brian Storming – The extraordinary Voyages of Brian Storming
– Flopa – Dulce, fuerte, grave
– Flopa – Emoción Homicida
– Explosions in the Sky – The Earth Is Not a Cold Dead Place
– Charly García – Parte de la Religión
– Charly García – Piano Bar
– Charly García – La hija de la Lágrima
– Lou Reed – Sally can´t Dance
– Pez – Quemado
– Juan Ravioli – Álbum para la Juventud
– Café Tacvba – Café Tacuba
– Air – Moon Safari

Internet ha multiplicado mi acceso a la cultura. Y no lo voy a resignar porque unos sujetos quieren vivir como extraterrestres en este mundo. En tal caso, lo consideraría si la propiedad intelectual estuviera reconocida por ellos mismos; es decir, si las discográficas les pagaran a los músicos como corresponde.
 
Tal como están las cosas; ni en pedo. A esos lobbos no les creo nada y me alegra que se tengan que joder. Internet pone a prueba sus maquinarias obsoletas y sus beneficios excesivos. ¡Que sea con salud!
 
Músicos, a tocar; Lobbos, a trabajar en algo útil.

emilioii.jpg

Emilio Estefan quería comprarse Cuba. No podrá por culpa de “ladrones” como yo.

Vida de Festival

Bueno…El Summercase me chupó todo el findesemana.

Vimos muy buenos conciertos. Para hablar de ellos, está Nacho (que, por otro lado, los vio desde el mismo lugar que quien escribe…claro que se fue antes de ver a Bloc Party…Porque la “señorita” estaba cansada (sarcasmo protomachista que evidencia prejucios de género…qué lamentable!)…Que para ser una banda con tan pocas ideas, sonó potentísimo).

En mi cuaderno, anotaría observaciones:

Los ingleses. Lleno. Llenísmo. En los baños había prolijas filas. En las cercanías del escenario, brits-very-much-on-drugs…¿qué es lo que les pasa?…Vienen a Bcn a descontrolar: se compran la camiseta de Messi (o, peor, le estampan el “19” y, arriba, le ponen “Campbell” o “Matthew”); bajan por las ramblas y vomitan, mientras mean y comen; cantan himnos hooligans frente al convento…No entiendo cómo se puede ser tan energúmeno…

Debo decir, de cualquier manera, que los mandibuleros no pierden del todo su civilized-setting y te dejan ver el concierto tranquilamente…Saben que estamos ahí para escuchar música.

El dispositivo. La verdad, es que el Fòrum se redimió (un poquito)…Es un espacio muy eficiente para este tipo de eventos: espacioso, fácil de limpiar, agradable (no dejamos de estar al lado del mar), con muy buenos accesos (metieron 100.000 personas, sin colas)…

(Lástima que el sábado, los tranvías no frenaban y el fuckin Metro está en obra-compulsiva.)

Es cierto. “music makes the people come together”

La pasamos muy bien. 

  

Caballos en mis sueños

“Es una mina con una viola. Nada más.”…

Volví a verla.

Se habló de “show íntimo” y también del tremendo calor que hacía.

Claro, que son detalles.

Entre tantos charlatanes, PJ Harvey es arte.

Con tres acordes, te desarma.

Su mano pesa una tonelada.

Caballos en sus sueños.